Editorial

Malestar y protesta ciudadana: estas son las palabras que mejor definen el momento que vive la cultura en Aragón, situación que IMÁN —órgano de la Asociación Aragonesa de Escritores— no puede dejar de denunciar en el inicio de un nuevo período de su vida asociativa, con una Junta Directiva renovada y ampliada y un claro mandato de sus socios para desarrollar sus actividades.

Malestar y protesta agravados estos últimos meses por nuevos recortes a los ya empobrecidos presupuestos de 2012 (menguados en el 47%), por la reducción —cuando no el desmantelamiento— de bibliotecas sin adquisiciones, editoriales sin subvenciones, archivos, museos e instituciones, vaciadas de todo contenido o actividad. Becas, subvenciones y ayudas al vasto tejido asociativo postergadas o suprimidas; micro empresas culturales cerrando sus puertas con la consiguiente pérdida de empleos y una creciente desazón que embarga los espíritus de artistas, escritores, gestores y todos aquellos que son parte del “capital creativo” de Aragón, conforman un panorama desolador.

Más allá de toda división partidaria o ideológica, generacional o de clase, inaugurando una inédita transversalidad de preocupaciones y acciones comunes, la reacción ciudadana es unánime: un decidido rechazo a la política de recortes, supresión de programas, al aumento del IVA que ha colocado a España como el único Estado de la zona euro que no tiene un IVA reducido para la cultura y donde se multiplica por tres el de Francia o Alemania (7%) o se duplica el de Austria o Finlandia.

Pero, sobre todo, el malestar proviene de la sensación de impotencia ante la indiferencia, la ineptitud y la falta de políticas definidas de gobernantes y dirigentes para temas decisivos de la cultura. Estamos abandonados a un neoliberalismo que proclama su desprecio por toda presencia del Estado en la actividad cultural, lo que ha llevado a plataformas como +Cultura a denunciar “el despotismo no ilustrado” que prescinde de “gestores culturales” y de la propia Dirección General de Cultura embarcada en forma abierta en un afán privatizador como panacea .

Diversas plataformas —entre las que está la AAE— reclaman una drástica reformulación de estas políticas y la necesidad de potenciar un nuevo modelo de gobernanza que flexibilice las relaciones entre lo público y lo privado, haciéndolas más comunitarias y que potencie la transversalidad e interdependencia entre educación y cultura. ¿Debe recordarse —como hace la propia Comisión Europea— que educación, cultura y desarrollo conforman un triángulo imprescindible para la creación y estímulo del empleo y el crecimiento económico cifrado en el 4.5% del PIB europeo?

Nada de esto parece tener en cuenta el gobierno de Aragón, que ha olvidado que cultura es sinónimo de un patrimonio a preservar y transmitir, de crecimiento colectivo, expresión y fomento de rica diversidad.

Nuestro deber es recordarlo, cuantas veces sea necesario, a través de las páginas digitales de IMÁN. Lo hacemos hoy al consagrar un dossier —coordinado por Javier Barreiro— a la figura de Francisco Carrasquer, recientemente fallecido, que incluye un inédito que había enviado a Ricardo Vázquez Prada para su publicación en la revista. El especialista en la obra de Ramón J.Sender, Patrick Collard, firma un artículo sobre un aspecto poco conocido del autor aragonés “La lectura ideológica del Quijote” que hiciera en su juventud. Una interesante investigación.

Seis relatos inéditos de Mª Dolores Tolosa, José Antonio Prades. Anabel Consejo, Pilar Aguarón, José Antonio Lozano, José Mª Morales Berbegal, ofrecen una muestra de la eclosión del relato breve en Aragón, en buena parte estimulado por los encuentros que organiza Pilar Aguarón, una de las actividades más exitosas que lleva a cabo la AAE.

La poesía, siempre presente en IMÁN, nos ofrece una muestra de la creación de poetas que viven en Madrid. Abiertos a la cultura occitana transpirenaica este número incluye poemas de Sérgi Javaloyès, director del Institut Occitanne de Culture de Pau. Esta es probablemente la única muestra de poesía escrita en occitano que se conozca en España. Emilio Pedro Gómez, infatigable senderista a través de los paisajes de Aragón y del mundo, ofrece una serie de poemas–fotográficos inspirados en el Pirineo.

Este segundo número de IMÁN en versión digital aspira a seguir ampliando la difusión que inauguró el primero. Para ello, es importante la colaboración de todos, asociados y simples lectores, a los que invitamos nuevamente a una tarea que en estos momentos de crisis y desconcierto, parece más necesaria que nunca.

Anuncios

Trackbacks

  1. […] Así empieza el apartado Editorial de la Revista Imán número 7. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: