Número 7 / Noviembre 2012

Nadau

por Sèrgi Javaloyès

Au bèth còr deu son vente blanc, ua tempèsta
que borrombeja com nada, los mots d’un Diu qui’s venja.
Que truca e trucarà suu tabard d’un monde esmanglat,
lo planh vriulet, lo dòu — las dolors e las jòias escapadas…

Arrés non ploran, arrés non cridan, que s’ajolhan — Tots !
Que hèn capbaish, tostemps com esclaus desliurats,
mainatges getats au cap hons de l’in•hèrn desbrombat.
Diu de la Tèrra ne’us se vòu pas estremar, briga ! 
Que’us shebiteja a docinas lo son gran hasti :
los hodres negres e las nevarradas doman e doman enqüèra.
Batahòris !, lo conte torrat deus desastres — la mar gelada
l’escur de l’escur, lo nhac de l’arcànjol, qui creish hòra-mar.

Ueratz, l’aigassada que in•lha, que’s lhèvan tenèbras
acerà hòra on vaden las agraulas bluas l’orizont n’ei mascat.
Au clòt de las soas mans, mila crums, òrras ventescas,
la mar grana que’us se devòra com un lagàs esquarterat.

Un becut etèrne que viu dens los nostes pantaishs
mainatges embriagats d’imatges e tèlas vueitas.
Podosse Diu que’n ploraré mes non vòu pas. Qu’ei atau !
Qu’a de har rampèu a la dolor celèsta, lo mau secret.

E çò qui’ns cau enténder ? La soa canta ? 
Lo son crit de venjança o son naufragi ?
Non sabem pas mei, qu’èm beròi muts — canalha !
Arrés tà’ns har responsa, arrés tà ns’ensenhar lo cèu.
Lo dobte que’ns plea : Diu e’s moriré un còp de mei ?
Que clucam. Quin har dab aqueth hèish sus l’esquia ?
« Via-hòra ! », cent còps bramat quan sia vienguda la patz
quan sia caduda la ploja doça de Nadau, la nèu deu nin.

Los vetèths n’an pas mei las mairs au ras, nada !
Quan seré bèras vacas d’un temps per viéner
dilhèu se Diu ac volè enfin : dar sa Gràcia aus saunejaires
qui coneishen lo bohar terrible de totas las soas malícias.


Navidad

En lo más profundo de su vientre blanco, una tormenta
brama como ninguna las palabras de un Dios que se venga.
Golpea y golpeará sobre el timbal de un mundo desencajado,
la planta violeta, el duelo — los dolores y las alegría fugadas…

Nadie llora, nadie grita, se arrodillan — ¡todos!
Inclinan la cabeza, siempre como esclavos liberados,
niños lanzados al fondo del infierno olvidado.
¡El Dios de la Tierra no os quiere excluir, de ningún modo! 
Os murmura dulcemente su gran hastío:
Las negras tormentas y las fuertes nevadas mañana y siempre.
¡Bullicio!, el cuento escarchado de desastres — el mar helado
lo oscuro de lo oscuro, la dentellada del arcángel, que crece lejos. 

Mirad, la crecida hincha, las tinieblas se levantan
allí, muy lejos, donde nacen las cornejas azules, el horizonte
       [se ha enmascarado.
En el hoyo de sus manos, mil nubes, horribles borrascas,
el océano las devora como a un pulpo descuartizado.

Un ogro eterno que vive en nuestras pesadillas 
niños embriagados de imágenes y de pantallas vacías.
Si Dios pudiese lloraría, pero no quiere. ¡Así es!
Es preciso hacer frente al dolor celeste, el mal secreto.

¿Qué hemos de escuchar? ¿Su canto? 
¿Su grito de venganza o su naufragio?
No sabemos más, bellos mudos — ¡canalla!
La duda que nos llena: ¿Morirá Dios una vez más?
Cerramos los ojos. ¿Cómo podremos hacerlo con esta gavilla a la espalda?
“¡Alerta!”, cien veces gritado, cuando llegue la paz
cuando caiga la dulce lluvia de Navidad, la nieve del recién nacido.

Los terneros ya no tiene cerca de sus madres, ¡ninguno!
Cuando sean bellas vacas en un futuro
quizás si Dios lo ha deseado finalmente: dar su Gracia a los soñadores
que conocen el soplar terrible de todas sus maldades.

 [Traducción: Joan Navarro]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s