Narrativa

Experimento

separador_50

Por Javier Navascués

separador_50

Se pasaba la vida tumbado en la cama, mirándose el ombligo. Hasta que en cierta ocasión empezó a notar con asombro, con emoción, con miedo, que el círculo central de su abdomen empezaba a perder arrugas y se volvía liso como una lámina plateada. A los dos días el ombligo se había allanado y empezaba a tomar una apariencia casi transparente. Por fin, tras una semana de cuidadosa observación, su superficie quedó limpia y pulida como un cielo redondo o, mejor, como un espejo donde se reflejaba el rostro enamorado de su soledad.

Experimento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s