Dossier central

La formación teatral en Aragón

separador_50por Félix Martín

Este artículo está dedicado a Mariano Cariñena Castell:

actor, escenógrafo dramaturgo, director  y maestro. Pieza clave del teatro en Aragón.

separador

“En la civilización deshumanizada y técnica de hoy, el teatro es uno de los vestigios importantes de la autenticidad humana. Si este mundo no quiere terminar mal debe defenderlo y cultivarlo. El teatro no es únicamente un lugar donde se cuentan historias; es un lugar de encuentro entre los hombres, un lugar de diálogo vivo, único e inimitable. Nos muestra el camino que conduce a la tolerancia, al respeto mutuo, al respeto del milagro del ser.” (Václav  Hável)

Todos los amantes o profesionales del teatro tienen en su memoria una “primera vez” o una “primera cita”, que después de un corto o largo período de tiempo ha hecho que, de una u otra manera, se hayan dedicado a la práctica teatral: la primera función a la que asistimos, la primera vez que participamos en una obra, los primeros poemas que recitábamos en el colegio o esas primeras clases de dramatización que asociábamos, con buen criterio, al término “teatro”, pero que sencillamente se trataba de jugar, sin ser muy conscientes  de que en nuestro interior estábamos encontrando nuevas formas de expresión con las que experimentar. En definitiva esa “primera cita” se convirtió en el primer acercamiento al teatro y la razón por la que pudimos aficionarnos a verlo, o incluso a practicarlo. También es posible que antes de esa “primera vez” ya hubiéramos tenido algún que otro contacto con el teatro, pero fue sólo en aquel entonces cuando percibimos algo especial que lo hizo verdaderamente extraordinario.

Alumnos de tercer curso de la Escuela de Teatro en el Teatro Principal, represetando la obra El Porvenir está en los HuevosEsa “primera cita” tiene que ver, como comentábamos, no sólo con un hecho en particular sino también con una o unas personas muy concretas: profesores, pedagogos, actores, directores… casi siempre profesionales que conocen la utilización del teatro y el uso de las técnicas dramáticas de él derivadas como procedimientos pedagógicos, para alcanzar unos objetivos al servicio de un aprendizaje concreto. No es menos, cierto que también existen malas experiencias derivadas de una mala teoría y una práctica nefasta, ejercida por personas con un vago o nulo conocimiento de la materia que imparten, sin ningún atisbo de generosidad ni compromiso.

Siempre, o casi siempre, que empiezo con un grupo de trabajo, comienzo el curso conociendo la definición que cada alumno tiene del término “teatro”. Cada respuesta deja entrever esa razón que un día les impulsó a compartir juntos un camino y un período de tiempo, más o menos largo e intenso, que al final se hará fundamental en sus vidas o, sencillamente, se la cambiarán para siempre. Al cabo de unos tres años vuelvo a hacerles la misma pregunta, la respuesta es más larga y aparecen nuevos términos como compromiso, sinceridad, entrega, arte, artesano, oficio…

La práctica teatral puede aportar a cada individuo: confianza y seguridad en sí mismo, compromiso con el grupo, trabajo en equipo, diversión, mayor conocimiento de uno mismo y de la sociedad en que vivimos, mejores posibilidades de comunicación con los demás, tolerancia, capacidad de riesgo, eliminar miedos, el poder de la humildad, expresión creativa a nivel corporal, gestual, textual; eso, como mínimo. Como máximo dependerá de su actitud teatral, de la intensidad con la que desarrolle su trabajo y con la que se brinde a su arte, de la seriedad con la que quiera profundizar para averiguar hasta dónde  ha calado en él, eso que se conoce como “el veneno del teatro”.

Atendiendo a esto debemos hacer una pedagogía para el teatro y otra pedagogía mediante el teatro. Por un lado es necesaria una formación para el teatro, una formación teatral profesional, desde el punto de vista técnico, expresivo y creativo, dirigido hacia un espectáculo profesional, que permita a todo el que se adentre en él (a los alumnos), conocer y comprender mejor este arte desde sus diversos aspectos, y de esta manera poder practicarlo con rigor, reflexión y compromiso, amén de saber apreciarlo mejor como espectadores más sensibles y afines a este arte. Por otro, la pedagogía mediante el teatro se centra en una serie de actividades tanto de comportamiento como artísticas, cuya finalidad es aprender a expresarse, mejorar la relación con los otros, superar inhibiciones, bloqueos y angustias, desarrollar la creatividad expresiva, etc. Por lo tanto, hay que distinguir muy bien entre el teatro como espacio de creación artística, realizado por artistas; y las prácticas teatrales en educación como espacio de descubrimiento y desarrollo personal, incluyendo también en estas últimas, la práctica del teatro aficionado. Aquí, el alumno, puede nutrirse tanto de aquellos objetivos procedentes de una enseñanza a través del teatro como de algunos aspectos derivados de la formación teatral; mientras que la práctica profesional implica una dedicación absoluta como oficio, dirigida hacia la profundización, la destreza técnica y la excelencia artística.

Son muchos los ámbitos donde una persona puede adentrarse en la práctica teatral: desde la propia formación educativa en los colegios e Institutos de Enseñanza Secundaria (IES) a través de clases específicas de dramatización, o dentro de grupos de teatro ya instaurados en dichos centros; desde la Universidad, por medio de seminarios, talleres relacionados con el teatro o aulas de teatro creadas para realizar espectáculos puntuales; en Centros Culturales o Colectivos Sociales que emplean la práctica teatral como vehículo expresivo de formación y creación; dentro de las propias Compañías o Productoras profesionales, cuyos integrantes (actores, directores, dramaturgos…), compaginan su actividad artística con una importante labor pedagógica y formativa a través del teatro.

El término “aficionado” muchas veces se emplea en sentido peyorativo en contraposición a lo “profesional”. Sin embargo la utilización de este término tan denostado no hace justicia a sus ricas acepciones. Además de significar a aquella persona que asiste asiduamente a determinados espectáculos o eventos, también define a quien cultiva o practica una actividad con ahínco y empeño sin ser profesional, además de amar o tener inclinación a dicha actividad. El término francés “amateur” se acerca más a esta última acepción. No obstante, es importante señalar que son grandes las diferencias y los objetivos que hay entre ambos, como distintos son los caminos por donde tienen que discurrir unos y otros. En cualquier caso, el teatro aficionado (desde sus propias asociaciones culturales, desde el ámbito universitario, escolar, etc.) ha sido en muchos casos la antesala del teatro profesional. La mayoría de los profesionales que se dedican al teatro, tuvieron con anterioridad alguna experiencia dentro del teatro aficionado, en sus diferentes variantes.

separador_25

¿DÓNDE ENCONTRAR FORMACIÓN TEATRAL PARA PROFESIONALES Y AFICIONADOS EN ARAGÓN?

Los antecedentes, para entender la formación del teatro en Aragón, nos remontan a los años 50 y 60 del TEU universitario y a la creación de las primeras compañías independientes de Zaragoza creadas entre los años 60 y 70, como el Teatro de Cámara y el Teatro Estable (de Mariano Cariñena), La Taguara (de Pilar Delgado), Tántalo (de Danilo López de Losada) o el Teatro de la Ribera, (de Mariano Anós y Pilar Laveaga). A partir de aquí surgirán otras relevantes compañías y los primeros pasos de la actual E.M.T.Z. De las primeras generaciones surgidas de dicha Escuela, un grupo de actores en activo fundaron ADAET (Asociación de Actores para la Enseñanza del Teatro), ellos son: José Luis Esteban, Carmen Marín, Ana Cristina Mateo, Félix Martín, Jesús Pescador, Fernando Soriano, Alicia Rabadán y Cristina Yáñez. Este colectivo de actores y actrices empezó a impartir clases en colegios, IES y Casas de Juventud. Otras asociaciones de la misma índole se sumaron a esta iniciativa y reactivaron el teatro universitario, creando numerosos grupos en sus diferentes Facultades y Colegios Mayores, siendo la Universidad de Zaragoza  la más numerosa en albergar grupos de teatro dentro del ámbito universitario. Ante la dificultad de poder administrar tal número de grupos, se creó  a principios del presente siglo el Aula de Teatro con el fin de aglutinar dos proyectos anuales de gran calado y varios seminarios o talleres de formación. La propuesta tuvo gran acogida y se organizaron encuentros e intercambios con otras universidades nacionales e internacionales. A consecuencia de la crisis de los últimos años, el Aula de Teatro desaparece en 2012, por falta de presupuesto y sensibilidad.

Foto 1. El Porvenir

Si nos circunscribimos al territorio aragonés, son varios los lugares a los que podemos acudir para tener un primer contacto con la práctica teatral. La formación teatral profesional la encontramos en la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza, la E.M.T.Z.

Edificio de la Escuela Municipal De Teatro De Zaragoza

 separador_25

ESPACIOS DE FORMACIÓN TEATRAL, NO PROFESIONAL:

Desde hace unos años, son muchas las compañías de teatro que desde sus estructuras empresariales también acometen, como ya apuntaba anteriormente, una importante labor pedagógica, impartida por profesionales. Señalaré las más destacables por orden de antigüedad, de acuerdo a su labor educativa:

separador_25

TEATRO LUNA DE ARENA

Recoge el testigo de la Federación de Artes “El Globo”. Imparten clases de teatro en niveles de iniciación y avanzados para niños, jóvenes y adultos dentro de su sede. También ejercen su labor pedagógica en otros colegios, IES y Centros Culturales de la ciudad (C.C. Río Ebro). Al abrigo de la compañía se han gestado varios grupos de teatro aficionado como: Último Ensayo, Teatro Antiteatro, Teatro del Azul, Teatro Intruso, Teatruco y Se Alquila Teatro.

El equipo docente está formado por: José Carlos Álvarez, Isabel Arto y Félix Martín. Luna de Arena: Escena de La Noche de San Juan del grupo Último Ensayo, En su 15º Aniversari, en el Teatro del Mercado.

Mas información en www.teatrolunadearena.com

                              info@teatrolunadearena.com

separador_25 

                   

TEATRO DE LA ESTACIÓN:

Sede de la compañía Tranvía Teatro desde 1996. Posee una Sala de exhibición para 140 espectadores. En colaboración con otros Centros de Enseñanza, crean el Programa de Iniciación al Teatro para jóvenes entre 13 y 18 años. Imparten fundamentalmente clases de teatro, danza contemporánea y expresión, dentro de su sede, organizando cursos de iniciación y avanzados, para niños, jóvenes y adultos. Organiza el ciclo “¡A Escena!”, donde sus alumnos muestran su trabajo.

El equipo docente de teatro está formado por: Cristina Yáñez, Juan Ramón Benaque, Jesús Bernal, Carmen Marín y Concha Guíu

Más información en www.teatrodelaestacion.com

                            Info@teatrodelaestacion.com

 

separador_25 

TEATRO ARBOLÉ:

Afamada compañía de títeres que nace en 1979, e inicia su labor pedagógica en el año 2010. Sus cursos están orientados a niños con edades comprendidas de 6 a 12 años; y a adolescentes con edades entre 12 y 18 años. Posee una Sala de exhibición para 250 espectadores. Organiza numerosos programas didácticos para campañas escolares, con el fin de captar y formar un público sensible.

Coordinadora docente: Azucena Roda

Más información en www.teatroarbole.com

                                arbole@teatroarbole.es

separador_25

TEATRO INDIGESTO:

Dedicado fundamentalmente a la enseñanza de la Improvisación como medio de expresión y creación. Desarrollan su labor tanto en su sede como en otros espacios allá donde les requieran. Sus talleres están dirigidos a jóvenes y adultos.

El equipo docente está formado por: J.J Sánchez, Encarni Corrales, Vicente Velázquez, Alberto Salvador y LauraTejero

Más información en teatroindigesto.blogspot.com

                             teatroindigesto@hotmail.com

 

 separador_25

TEATRO DE LAS ESQUINAS:

Sede de las compañías profesionales Teatro del Temple y Producciones Che y Moche, desde el pasado 2012. Compañías con más de 25 años de andadura profesional de contrastada proyección nacional e internacional, galardonadas en numerosas ocasiones por sus espectáculos, entre los que destacan dos premios MAX.  Posee una gran sala de exhibición polivalente para 500 butacas y 1000 espectadores de pie y un salón de actos con un aforo de 90 espectadores además de albergar varias salas para la enseñanza de las artes escénicas: teatro, música y danza. Imparten cursos de teatro para adolescentes y adultos, tanto en niveles de iniciación como avanzado.

El equipo docente de teatro, está formado por: Joaquín Murillo, Marian Pueo, Carlos Martín, Alfonso Plou, Rosa Lasierra y David Ardid

Más información en www.teatrodelasesquinas.com

                             info@teatrodelasesquinas.com

 separador_25

SALA EL EXTINTOR:

Espacio teatral “en construcción” dedicado especialmente al Micro-Teatro. También ofrecen talleres de teatro para jóvenes y adultos.

El equipo docente: Óscar Castro y Nashaat Abdel Hafed

Más información en www.elextintor.com

Otros espacios de interés son: la Universidad Popular, Centro Cultural Las Armas, etc.

 separador_25

LA E.M.T.Z.

Foto de los alumnos de tercer curso de la Escuela Municipal de Teatro, antes de estrenar : Esperando a Godot  La Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza, es la única escuela profesional de Arte Dramático en Aragón. La enseñanza impartida está orientada hacia la especialidad de Interpretación Textual. Con más de treinta años de andadura, es a nivel nacional una de las escuelas pioneras en la enseñanza del arte dramático. Actualmente, todos sus esfuerzos están encaminados a ser reconocida como Escuela Oficial y poder ofrecer tras su periodo de cuatro años de aprendizaje, el Título de Grado.

Una escuela de teatro es el lugar idóneo para formarse como profesional. Probablemente no sea el único, pero sí el más completo y el más rápido para tomar contacto con el oficio de una manera global. Es posible aprender con la práctica constante dentro de una compañía, pero en este caso se suele percibir fundamentalmente un único punto de vista, el del director y, además, el trabajo de creación queda supeditado, lógicamente, al buen fin del espectáculo que se está realizando, por lo que no nos queda mucho tiempo ni para reflexionar sobre lo que se está aprendiendo, ni para conocer otras técnicas dramáticas.

El trabajo de escuela prioriza el proceso de aprendizaje sobre el fin de la representación: orienta y trabaja específicamente con cada alumno; proporciona un método ordenado; una buena información; un conocimiento  sobre la técnica de los elementos expresivos, de la voz y el cuerpo; enseña diferentes sistemas de interpretación, además de profundizar en otras técnicas escénicas que complementan la formación del actor.

La E.M.T.Z. trata de ofrecer al futuro actor un conocimiento y una formación lo más completa posible, abundando tanto en las materias de técnica textual como gestual. No pontifica, trata de buscar respuestas a partir del trabajo experimental, de la experiencia personal; ofrece vías de conocimiento para el ejercicio de una disciplina; sugiere, propone, informa, aconseja, perseverando en la técnica como regla de seguridad, de lo contrario el arte se desplaza hacia un extremo en el que ya no hay arte.

La E.M.T.Z. es una factoría de profesionales dentro del ámbito de la interpretación. Proporciona el 90% del oficio activo del sector. Casi la totalidad de losAlumnos de tercer curso de la Escuela de Teatro en el Teatro Principal, representando la obra Grande y Pequeño  actores y actrices aragoneses que se integran en compañías o participan en producciones tanto dentro como fuera de nuestra comunidad, provienen de la Escuela; así como la mayor parte de directores, dramaturgos, docentes, y otros creadores. La Escuela no produce por lo general, en su periodo de formación, actores plenamente desarrollados, pero sí gentes con una idea del oficio mucho más completa, con una mejor orientación profesional, un mayor conocimiento de sí mismos como artistas, y una buena técnica que les permite desenvolverse sólidamente dentro de un proceso de creación.

En la actualidad para obtener el Certificado de Estudios de la E.M.T.Z., el alumno tiene que superar tres años de aprendizaje y también tiene la opción, superados los tres primeros años, de participar en un 4º curso, o Taller en Prácticas. La Escuela se organiza en cuatro Departamentos cuyas asignaturas son:

  • Primer curso.- Sistemas de Interpretación, Prácticas de Interpretación, Dicción, Canto, Ortofonía, Pantomima, Expresión Corporal, Acrobacia, Historia de las Artes del Espectáculo y Dramaturgia.
  • Segundo curso.- Sistemas de Interpretación, Prácticas de Interpretación, Clown, Dicción, Canto, Música, Expresión Oral, Esgrima, Danza,  Historia de las Artes del Espectáculo y Dramaturgia.
  • Tercer Curso.- Taller de Interpretación, Canto, Expresión  Oral, Danza, Teatro del Movimiento, Historia de las Artes del Espectáculo y Dramaturgia.
  • Taller en Prácticas.- Taller de Teatro en Verso, Dramaturgia Aplicada, Producción y Gestión, Pedagogía, y Teatro Físico y Objetos.

El equipo docente esta constituido por cuatro departamentos:

D. de INTERPRETACIÓN: Mariano Anós, Amparo Nogués, Félix Martín, Francisco Ortega y Blanca Resano

D. de VOZ: Marissa Nolla y María Pérez

D. de CUERPO Y MOVIMIENTO: Arantxa Azagra, Carlos Blanco, Anabel Hernández y Amparo Nogués.

D. de TEORÍA: Benito de Ramón

 

Además de estas materias, a lo largo de estos tres años de formación, reciben otros cursos específicos: Comedia del Arte, Caracterización y Maquillaje, Interpretación ante la Cámara y medios audiovisuales, y Taller de Títeres.

separador_25

La oficialización de la EMTZ: Una deuda pendiente con la cultura y la educación de nuestra ciudad.

La E.M.T.Z mantiene con firme convicción su camino hacia la titulación oficial. Hay importantes razones para equiparar a nuestros alumnos con la misma homologación académica que tienen sus compañeros de otras Escuelas Universitarias de nuestro país. Esto significa, en definitiva, respetar y dignificar la profesión en Aragón. De otra manera si dejamos que nuestros estudiantes sólo tengan la opción de salir a estudiar fuera, haremos de la nuestra, una sociedad no creativa únicamente consumidora de aquello que nos venga del exterior. Después de más de 30 años de singladura, con un profesorado altamente cualificado, parece de justo derecho que nuestra ciudad tenga ya una Escuela Oficial de Teatro, cuando en otras escuelas con menos trayectoria que la nuestra, la oficialización ya es un hecho.

Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza: algunos alumnos y profesores, junto a parte del personal de Teatro Principal, reivindicando la oficialización de la Escuela de Teatro de ZaragozaDifícilmente se puede concebir el futuro de nuestro teatro, el crecimiento de nuestros artistas y la existencia de nuestras propias estructuras empresariales (Compañías Independientes, Productoras o Teatros de gestión pública y privada), si no se pone especial énfasis en la obligada reestructuración de nuestra Escuela, pilar básico en el aprendizaje de este oficio. Por otra parte una asignatura nos queda aún pendiente todavía: consolidar la base del tejido teatral, es decir, la incorporación de la enseñanza de teatro y dramatización en nuestros colegios, y el retorno del Bachiller de Artes Escénicas. Esta es la pieza fundamental si queremos tener, además de estudiantes de teatro, un público sensible, o simplemente… público.

separador_25

REIVINDICACIÓN

Una absurda y terrible realidad: “un año más”

Como en una obra del absurdo trágico, la Escuela Municipal de Teatro de Zaragoza, un año más, a la espera de ser reconocida como Escuela Oficial, al igual que ya lo han sido otras escuelas hermanas dentro del panorama nacional, como digo, un año más, nuestra Escuela sigue representando sus obras, tanto en el Teatro del Mercado como en el Teatro Principal de nuestra ciudad. Un año más, nuestros alumnos, después de tres años de estudio de Arte Dramático en la especialidad de Interpretación, en una de las escuelas más antiguas de nuestro país, cuando acaben sus estudios, repito, una año más, los alumnos de nuestra ciudad saldrán sin ninguna titulación académica oficial homologada que se les reconozca, a diferencia de muchos otros compañeros suyos de otras Comunidades Autónomas.

 Vaya mi reconocimiento y mi admiración, a todo el alumnado y al profesorado de la E.M.T.Z. que, pese a la adversidad y a la falta de sensibilidad de las instituciones públicas y la clase política que la tendría que representar, un año más, con entusiasmo, compromiso y duro trabajo, siguen labrando esperanza y oficio, en un panorama desolador, porque creemos, a pesar de los pesares, que el Teatro es un arte cargado de futuro, en este desesperanzador presente continuo que vivimos.

Después de 33 años de existencia creando profesión, reclamamos lo que es justo por derecho:

¡¡LA INMEDIATA OFICIALIZACIÓN DE LA ESCUELA DE TEATRO DE ZARAGOZA!!

“¿Qué se puede esperar de una banda de francotiradores locos que confunden el teatro con una aventura personal? ¿Qué se puede esperar de unos aficionados que mezclan la gestión, la producción, la puesta en escena y el arte con el amor y la amistad? ¿Qué se puede esperar de unos incontrolados que convierten el teatro en una manera de vivir y el lugar de trabajo en su hogar? (Fabiá Puigserver)

separador

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s