Ensayo

Escribit 2013. Educación y TecnoConocimiento (a modo de conclusiones)

separador

Durante los días 2 a 4 del pasado mes de octubre la Asociación Aragonesa de Escritores (con el patrocinio del Gobierno de Aragón) organizó y celebró Escribit 2013 Escribit (Lecturas y escrituras del TecnoConocimiento). Ha sido la cuarta edición de unas jornadas que, desde el comienzo, pretenden abordar la relación de la literatura con las tecnologías de la información, pero también la de otras disciplinas creativas –en cuanto lectura y escritura son en última instancia actitudes de relación del ser humano con el mundo, con su realidad-.  Teniendo esto último muy presente, Escribit 2013 se ha centrado en la reflexión sobre la comprensión, uso y desarrollo de las herramientas del tecno-conocimiento en el sistema educativo. Entendemos que la educación habrá de ser el ámbito principal desde el cual podamos llegar en un futuro a difuminar muchas de las fracturas digitales observables en la actualidad.  Y entendemos, por tanto, también que por ello la educación debería de ser uno de los ámbitos donde el desarrollo de la tecnología de la información debería de encontrarse en una fase más avanzada. Desafortunadamente, no parece que así sea. Hemos considerado oportuno aportar a este dossier sobre Educación y Cultura algunas de las conclusiones extraídas al término de Escribit 2013, para que sirvan por otro lado de preámbulo a los artículos que componen este dossier que Imán dedica en su número 9 al tema “Educación y Cultura: qué tenemos que enseñar y cómo”.

separador_50

  1. Como idea generalel desarrollo de Escribit 2013 ha ratificado, a su nivel, el momento de encrucijada – no exenta de confusión e indeterminación- que atraviesan los sistemas educativos occidentales, muy anclados todavía en modelos propios de y apropiados para una sociedad meramente industrial. Los sistemas educativos occidentales necesitan ser sustituidos por otros que realmente estén adecuados para formar ciudadanos habitantes de un futuro que estará, sin duda, fundamentado en el imperio de la Información y la Tecnología de la Información (con todas sus consecuencias positivas y negativas).  Aparece con bastante claridad la exigencia, ya no demorable, de redifinir los contenidos curriculares de los sistemas educactivos, la estructuración y relación entre ellos a lo largo de la vida escolar, las metodologías e instrumentos docentes,  las competencias capacitadoras del profesorado …  Una tarea, sin duda gigantesca y complicada. Pero no por ello excusable, si lo que queremos realmente son ciudadanos responsables de sus actuaciones individuales y colectivas, sociedades adultas y con motivaciones nacidas del ejercicio crítico de la vida.  Si no es esto lo que se desea, nada mejor que mantener un sistema educativo obsoleto, fracturado de la vida real.
  2. En el contexto propiamente aragonés, podemos afirmar la misma situación descrita en el punto anterior, agravada en todo caso por una constatada ausencia de investigación en materia educativa y pedagógica, que, junto a soluciones generales, pudiera incorporar las necesarias para las situaciones locales más próximas.
  3. Algunos de los problemas sistémicos expuestos y debatidos en Escribit 2013 han sido:
    1. Falta de motivación ( y también de incentivación) tanto el colectivo docente como en el alumnado.
    2. La escuela rural es la más motivada, y especialmente sensible a lo que pueda aportar a su funcionamiento y organización la tecnología de la información, el tecnoconocimiento.
    3. Inadecuación de los contenidos curriculares con la realidad social y las experiencias vitales de los alumnos.
    4. Desencuentro metodológico entre la actuación docente y las actitudes de comprensión, atención, etc.,  por parte del alumnado, lo que incluye la manera de utilización de las herramientas tecnológicas, pero igualmente a la forma de apropiarse de contenidos y comunicarlos.
    5. El profesorado se siente en general muy poco apoyado por las instituciones: falta de posibilidades de reciclaje, excesiva carga de trabajo, etc. Pero tampoco se siente apoyado por la sociedad.
    6. Los alumnos evidencian una actitud de aproximación a los contenidos y de asimilación que nada tiene que ver con la estructura diacrónica tradicional: se constatan durante las jornadas las actitudes ya descritas por muchos “especialistas”: inconstancia (la cual no ha de ser necesariamente negativa en su contexto actual), elaboración de conocimientos a partir de múltiples fuentes y recursos casi simultáneos, necesidad de elementos que despierten mucho su atención y lo hagan de manera casi constante… docencia-espectáculo…
    7. Los alumnos evidencian una clarísima familiaridad con contenidos que provienen de imágenes: incluso cuando en origen la información proporcionada como punto de partida a un ejercicio no es estrictamente visual… tienden a elegir caminos de solución apoyándose en elementos con imágenes. Paralelamente su competencia lectora es muy pobre realmente, lo cual limita tanto su capacidad de comprensión profunda (incluso de las imágenes que manejan), como la de acceso a las fuentes de información más adecuadas en cada situación y a cada problemática que se les plantea.
  4. En cuanto a la relación del sistema educativo con las tecnologías de la información:
    1. Aparece una escasa penetración de la instalación y sobre todo del uso de las herramientas tecnológicas en las aulas y centros.  Existen ordenadores en las aulas, pero solamente un número reducido de centros y de profesores los emplea como método educativo con todas sus consecuencias (aula virtual, trabajos colaborativos, realización y presentación de trabajos, agenda, programación, etc. )
    2. Una gran parte del colectivo docente carece de la preparación adecuada para utilizar en todas sus posibilidades las herramientas informáticas e informativas (hardware, software, capacidad de buscar y encontrar información y contenidos adecuados en la red – hay profesores que no conocen la existencia de sitios como 24 symbols, el apartado de libros digitalizados de la Biblioteca Nacional, desconocen ecuaciones de búsqueda de información  en Google, etc). Muchos de estos profesores carecen de motivación para reciclarse. Tampoco hay un plan de formación sistemático a este respecto desde la Administración.
    3. El reducido grupo de profesores seriamente comprometidos con el desarrollo de nuevas metodologías a partir del empleo de la tecnología de la información, se encuentran prácticamente aislado en su trabajo; los profesores comentan que ni  siquiera saben si dispondrán de continuidad con el hardware que usan o nuevas versiones en los próximos cursos. No hay una atención organizada a sus problemas de hardware o software (en algún caso indican que estos problemas son resueltos por los propios compañeros docentes de las asignaturas de informática)
    4. Los alumnos manejan bien la parte técnica de la tecnología,; pero en cuanto a la navegación en contenidos, posibilidades de trabajo, metodología en general, se desenvuelven en niveles muy superficiales y bastante reducidos. Lo que más les interesa son aquellos contenidos que ofrecen una mayor rentabilidad, es decir aquellos que con no mucho esfuerzo por su parte les devuelven más y más intensas experiencias inmediatas: o sea lo espectacular, de nuevo. Evidencian una casi nula, en general, capacidad de indagar por su cuenta en temas poco evidentes, no se desenvuelven bien en ello (esto viene ligado a la falta de competencia comprensiva y deductiva, claro, que a su vez se liga a su falta de capacidad lectora, porque aunque en la red hay mucha cuestión visual, su organización obedece todavía a estructuras lingüísticas).

separador_50

El modelo educativo se encuentra en una grave y determinante encrucijada (como lo está, por demás, la sociedad actual). Somos conscientes de que no todos los problemas que evidencia se resolverán a través de las tecnologías de la información y de la aplicación de las herramientas y modelos del tecnoconocimiento en las aulas y en las prácticas educativas.  Por ello en los siguientes artículos diferentes especialistas profundizan en esta y otras cuestiones. Con el ánimo de reflexionar sobre qué y cómo deberíamos de estar enseñando a nuestros niños y jóvenes.

separador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s