Literatura

Poemas de Anna Rossell

separador

Anna Rosell

separador_50

Aprèn la humilitat del gra

de sorra, fes-te buit, si de corba

suau i porós epiteli que acaroni.

Fes dels teus límits el ventre

acollidor de l’estranger,

aquell no-res immens on qualsevol

Ulisses hi trobi un aixopluc.

I casa seva.

separador_50

Aprende la humildad del grano

de arena, hazte vacío, seno de curva

suave y poroso epitelio que acaricie.

Haz de tus límites el vientre

acogedor del extranjero,

aquella nada inmensa donde cualquier

Ulises encuentre su refugio.

Y una casa.

separador_50

(El Masnou, 25-10-2011)

separador_50

————————————-

separador_50

(A Cristina, a Eloy)

separador_50

Un dia qualsevol

-anaves a comprar-

t’ha vingut a festejar

la Dalladora,

els homes de les bates

t’han dit que t’esperava davant

de la finestra amb un somrís,

has girat a poc a poc

l’esguard i l’has vist

recolzada a l’ampit

al fons del passadís.

separador_25

Cap lluna l’acompanya.

separador_25

Lluna, lluna, el teu cavall

galopa desbocat sense genet,

cavalca en la foscor, cavalca

al seu destí,

l’estrèpit solca l’aire al vertigen

del seu pas, cavalca cert.

separador_25

I tu no l’acompanyes.

separador_25

El crit t’esfereeix el pit,

et retruny al cervell l’espant de l’abisme

de l’ignot, la gola insondable

del no-res, davallaràs l’avenc, t’engolirà

un fred ventre sense llum, sense llindar.

separador_25

Cap lluna t’hi acompanya.

separador_25

Lluna, lluna, el teu cavall

galopa desbocat, porta un genet,

cavalca en la foscor, cavalca

al seu destí,

l’estrèpit solca l’aire al vertigen

del seu pas, cavalca cert.

separador_25

I tu no l’acompanyes.

separador_25

Una veu tèbia a cau d’orella et diu

el nom, t’acarona la llum que encara tens,

t’ofereix un balcó –hi ha tantes veus a baix-,

et xiuxiueja versos de bressol.

El balcó té un llindar.

Lluna, lluna, el teu cavall

galopa amb el genet, cavalca

per la nit vers l’horitzó, cavalca

amb la manada, les brides

a les mans.

separador_25

Despunta l’alba.

separador_50

Un día cualquiera

-ibas de compras-

te ha venido a cortejar

la Segadora,

los hombres de las batas

te han dicho que ella te esperaba

sonriente delante de tu reja,

has vuelto lentamente

la mirada y la has visto

apoyada en el repecho

al fondo del pasillo.

separador_25

Ninguna luna la acompaña.

separador_25

Luna, luna, tu caballo

galopa desbocado sin jinete,

cabalga en la negrura, cabalga

a su destino,

el estrépito surca el aire al vértigo

de su paso, cabalga decidido.

separador_25

Y tú no le acompañas.

separador_25

El grito te desgarra el pecho,

retumba en el cerebro el espanto del abismo

de lo ignoto, la garganta insondable

de la nada, descenderás la sima, te engullirá

un frío vientre sin luz, sin umbral.

separador_25

Ninguna luna te acompaña.

separador_25

Luna, luna, tu caballo

galopa desbocado, lleva un jinete,

cabalga por lo oscuro, cabalga

a su destino,

el estrépito surca el aire al vértigo

de su paso, cabalga decidido.

separador_25

Y tú no le acompañas.

separador_25

Una voz tibia te dice al oído

el nombre, te acaricia la luz que todavía tienes,

te ofrece un balcón –hay tantas voces abajo-,

te susurra versos de cuna.

El balcón tiene un umbral.

Luna, luna tu caballo

galopa con el jinete, cabalga

por la noche hacia el horizonte, cabalga

con la manada, las bridas

en las manos.

separador_25

Despunta el alba.

separador_50

(inédito, El Masnou, 06-10-2012)

separador_50

——————————

separador_50

Tinc els crits al cervell

i el vòmit quotidià de la seva

boca de menyspreu,

cop a cop fent destí, fins l’últim crit

de sang.

Tinc la sang al cervell,

i a la cuina de casa el pare fosc,

la seva mà fent destí, fins l’últim crit

de sang; a terra,

el ganivet.

Tinc la mare al cervell,

i a la cuina de casa el pare fosc,

els ulls esbatanats;

a terra, amb la mare,

el ganivet.

Tinc el pare al cervell,

i a la cuina de casa hi ha el meu fill,

els ulls esbatanats;

a terra, amb la dona,

un ganivet.

Tinc el pare al cervell.

separador_50

Tengo los gritos en el cerebro

y el vómito cotidiano de su gesto

de desprecio,

golpe a golpe un destino, hasta el último grito

de sangre.

Tengo la sangre en el cerebro,

y en la cocina de casa el padre oscuro,

su mano labrando destino, hasta el último grito

de sangre; en el suelo,

el cuchillo.

Tengo a mi madre en el cerebro,

Y en la cocina de casa el padre oscuro,

ojos desencajados;

en el suelo, junto a mamá,

el cuchillo.

Tengo a mi padre en el cerebro,

y en la cocina de casa está mi hijo,

ojos desencajados;

en el suelo, junto a la mujer,

un cuchillo.

Tengo a mi padre en el cerebro.

separador_50

(El Masnou, 24-11-2012)

separador_50

——————–

separador_50

Quan ja no queda esperança,

quan tot està perdut,

necessites encara un aixopluc

on la mort potser lliuri al vent

un bri de vida.

I que glaçat el vent,

que erma la terra

quan tan sols ja s’alimenta

de despulles.

I cap rosada, cap alba,

és rosada ni alba,

perquè tot s’ha acabat,

tot és mentida.

separador_50

Cuando no queda ya esperanza alguna,

cuando todo está perdido,

necesitas aún de algún refugio

donde la muerte entregue quizá al viento

un hálito de vida.

Y que helado es el viento,

que yerma la tierra

cuando ya sólo se alimenta

de despojos.

Y ningún rocío, ningún alba

es ya rocío ni alba,

porque todo acabó,

todo es mentira.

 

separador_50

(El Masnou, 216-06-2013)

separador_50

© Anna Rossell

© De la traducción, Anna Rossell

separador_50

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s