Arte

Editorial

separador_50

Este número de Imán —cuya difusión se realiza en momentos en que se inaugura una nueva edición de la Feria del Libro de Zaragoza— ahonda en su vocación de ser reflejo de la innovación literaria y cultural, al mismo tiempo que tribuna para el reconocimiento de la creación del pasado, muchas veces olvidada o no suficientemente valorada. Tradición e innovación —siguiendo la recomendación de Octavio Paz— se concilian en un sumario abierto a otras expresiones artísticas: teatro, cine, fotografía y artes plásticas, sin olvidar la poesía y la narrativa.

La publicación de la obra Té en Samarra de Ozkar Galán Pérez, ganadora del IV Concurso nacional de textos teatrales “Villa de Hecho” 2013, seleccionada entre 42 obras, inaugura una interesante modalidad de difusión del arte escénico, que tiene —en general— pocas oportunidades de conocerse, más allá de su puesta en escena y en la que nos proponemos perseverar.

Tres relatos de jóvenes autores representativos de la nueva sensibilidad que impregna la narrativa actual —Miguel Serrano (autor de Autopsia), Carlos Manzano y David Rozas Genzor— estos dos últimos agrupados en la modalidad literaria “negrótica” (apócope de literatura negra y gótica), cuyas características se describen en un artículo de Fernando Aínsa, permiten leer páginas de indudable y novedoso estilo.

El estado actual de la poesía en Valencia, es presentado por María Teresa Espasa en una muestra que incluye poemas de Antonio Porpetta, Blas Muñoz, Jaime Siles, la propia María Teresa Espasa, Rafael Soler y Ricardo Bellveser, seis poetas que se inscriben en una tradición en que se destacaron los nombres de Vicente Gaos, Juan Gil-Albert, Francisco Brines o César Simón.

La obra de Rosendo Tello, reconocido poeta y presidente de honor de la Asociación Aragonesa de Escritores, objeto de un merecido homenaje en el Paraninfo de la Universidad el 27 y 28 de noviembre del año pasado, es presentada por Ángel Guinda, premio de las letras aragonesas, trazando una “aproximación” a su poesía en un texto que reproducimos con una reseña de su última obra, Magia en la montaña, a cargo de Emilio Quintanilla Buey.

La obra de José Verón, Premio de las Letras Aragonesas 2013, es presentada por su amigo de larga data, Javier Barreiro, en un ensayo crítico —“José Verón: la construcción de una vocación literaria”— que sitúa al vate de Calatayud en el contexto de la poesía aragonesa y española.

2014 es año de varios centenarios. Imán se hace eco de algunos: Manuel Pinillos —en un artículo de José Ángel Monteagudo, donde se recupera su olvidada figura—, Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares. Han quedado en el tintero Octavio Paz y la poeta de destino trágico, Delmira Agustini.

Este número dedica también un “especial” a Fernando Fernán Gómez, cuya vertiente cinematográfica está a cargo del especialista y crítico cinematográfico Alfredo Moreno y la literaria de la mano de Mónica Gorenberg.

Las artes plásticas están representadas por Miguel Ángel Ortiz Albero con algunas de las “Cajas (y espinas)” de su “Deambulatorio”. El poeta y artista, nos advierte que “de entre las cajas abandonadas en los resquicios de las casas no es difícil recobrar tiempos, escenarios e incluso papeles perdidos”. Lo hace para invitarnos a un “Pasen y vean. Pero vigilen las espinas, sus cicatrices, las costuras”.

Finalmente, las fotografías de Pilar Escoda, se abren al paisaje aragonés y al del delta del Ebro, con una sensibilidad que aprovecha —según confiesa ella misma— las inmensas posibilidades de la fotografía digital.

Como todos los años, Imán publica el balance del Año Literario en Aragón, en esta ocasión a cargo de Luisa Miñana, presentado en el marco de las celebraciones del Día del Libro, el pasado mes de abril. Con la advertencia inicial de que “la literatura, como parte, y parte importante, de la actividad cultural, está sufriendo de forma muy directa la situación de crisis económica en que nos hallamos inmersos en Europa” y que “no hace falta insistir mucho en ello, ni desglosar demasiadas cifras”, Luisa Miñana recuerda que “2013 fue para Aragón un año de acogida de un buen puñado de eventos singulares”- Entre ellos destaca el V Congreso Iberoamericano de Cultura, dedicado específicamente a la Cultura Digital, al que asistieron 1400 participantes y donde se presentaron 174 ponencias y la Jornada del Libro Aragonés organizada en el Monasterio de Veruela entre la DGA y la AAE. El balance se completa con un apretado repaso de la narrativa, poesía, literatura infantil y ensayo publicado en 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s