Editorial

Con este número 15 de Imán culmina una etapa de la revista, correspondiente al período de la Junta directiva de la Asociación Aragonesa de Escritores que concluye su mandato en noviembre (2008–2016) y renueva sus autoridades tras unas elecciones abiertas a sus asociados. Lo hace con un sumario especial donde publica un ensayo de su nuevo presidente, Javier Fernández, consagrado a un tema de vigencia permanente. En Conquistar la libertad, Fernández retraza el período histórico en que España incorpora la libertad como derecho a su legislación y a su constitución. Otro ensayo, Poética de lo imaginario de Emilio Serrano, ofrece una sensible aproximación a un tema de indiscutida importancia crítica. Lo hace apoyado en una completa bibliografía donde destacan Gaston Bachelard y Gilbert Durand.

En este último número Alfredo Moreno –colaborador que nos ha acompañado regularmente con sus artículos de crítico experto en la historia del cine– ofrece sus reflexiones sobre el tema ineludible de las relaciones entre cine y televisión, diálogo creciente entre expresiones artísticas que se han vuelto, en muchos casos, complementarias.

Desde hace unos años, Javier Barreiro está investigando el apasionante tema del alcoholismo de muchos escritores. El resultado es una exhaustiva obra crítica que publicará próximamente con el título El alcohol y la creación literaria, de la que nos adelanta un jugoso capítulo de ineludible lectura. El mismo Barreiro que durante el pasado Día del Libro pronunció en el Museo Gargallo una conferencia sobre la obra de Rosendo Tello presenta el texto reelaborado con el sugestivo título de “Rosendo Tello por sí mismo”.

Imán ha publicado regularmente las obras breves de teatro ganadoras del premio del Concurso Internacional de Textos teatrales Villa de Hecho. Este año el premio ha sido otorgado a la obra Todas se llaman Monika del autor laureado Luís Fernando de Julián García, texto impactante que hace visible el problema de la trata de blancas e invita a la reflexión y a no permanecer indiferentes ante la esclavitud sexual que viven muchos miles de personas en el mundo.

En la progresiva apertura a la creación literaria en que Imán se ha empeñado, publicamos el relato ganador del III Certamen Cultural de la Villa de Oliete, Teruel, Secretos del galardonado joven escritor Miguel Ángel González. Por su parte, el relato Nada es onírico de José Antonio Prades, se integra a los relatos breves que el Consejo editorial de Imán decidió solicitar a sus asociados como contribución a este número que cierra el período. Entre la selección de los textos recibidos se incluyen relatos de Alfonso Plou, Carmen Bandrés, Raimundo Lozano, María Dubón, María Dolores Tolosa, Carlos Tundidor, Alberto Jodrá, Adela Rubio y Pilar Moros.

Una selección similar se ha hecho con poemas de trece asociados: Carmen Aliaga, Sagrario Ramírez, José Antonio Conde, José Ángel Monteagudo, Enrique Villagrasa, Ángel Guinda, Pilar Martínez Barca, Carolina Millán, Carmen Bandrés, Anabel Consejo, Javier Ramón, Miguel Ángel Marín y Ramiro Gairín.

Una selección antológica de poesía y relato escritos por nuestros asociados, lo que demuestra una creatividad que justifica ampliamente la existencia de la AAE.

 

No me queda en este último número bajo mi dirección sino agradecer el trabajo ejemplar de Luisa Miñana, en la concepción y diseño de la edición digital y en el aporte de ideas sobre temas a tratar; a Emilio Quintanilla por su imprescindible tarea como Secretario de redacción y su fina prosa reflejada en sus colaboraciones; a Miguel Ángel Yusta por haber contribuido a reflejar el quehacer poético de varias regiones de España en las páginas de Imán y a su encomiable esfuerzo por mantenerse activo pese a las dolencias que lo han aquejado; a Javier Barreiro por su invalorable conocimiento de las letras aragonesas que ha permitido el rescate de figuras y publicaciones del pasado y al aporte que ha hecho trayendo colaboraciones externas que han tenido una excelente difusión; y finalmente a Mónica Goremberg por su aporte en artículos y observaciones en las reuniones periódicas del Consejo de Redacción.

Con ellos cerramos una etapa en que transformamos la edición en papel de Imán en una revista digital que ha logrado una difusión mundial. Solo deseo que el equipo de redacción de Imán que nos relevará a partir de ahora pueda mantener este clima de colaboración y aporte generoso a una causa que bien la merece y que la Asociación Aragonesa de Escritores encarna.

Fernando Aínsa, director de Imán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: