Literatura aragonesa

Poemas de Sagrario Ramírez

separador_50

Sagrario Ramírez

 

separador_50

 

DE UNOS PAPELES VIEJOS

 

 

 

MOMENTO TONTO   

 

Amor mío, ¿Quién volara hacia ti

por encima de la sombra?

Por encima de tejados y de calles desiertas.

Guiada en luces muertas

de negras autopistas.

Y a través de los páramos.

Y por entre las sendas.

Amor mío…

¡Y pensar que tu cara es de sombra!

Y yo aquí, forcejeando conmigo,

por escapar al cuerpo, por volar hacia ti,

por encima del páramo,

por encima de mí.

Amor mío…

¡Qué tristeza de aroma de nada!

De lejanía inmensa, de inmensas carreteras

que roban el recuerdo.

¿Por qué hay tanto silencio? Amor mío,

¿Por qué tanto silencio?

 

 ***

 

separador_50

HAMADA

 

Caminar.

Caminar bajo un cielo de luna cambiante…

 

Entrar pisando la noche.

Mundo de piedra y silencio.

Sólo unos pasos. Pasan. Detienen.

Quisieran atrapar el tiempo.

Desierto, acaso viniera en tu interior.

Son tantos los vacíos

llenos de trapos, de muñecos viejos…

Un miedo el vadearlos.

Y aquí estás, dentro.

Y los huecos se incendian al compás del humo

de un Hoggar agrio,

áspero de tiento.

Cometas enloquecidos bailan… lejos.

Gira en torno el vacío

mineral de la Hamada…

Tú, en el centro.

                        Sahara…

 

***

separador_50

 

CANCIÓN CUARTA

 

 

Uno va arrastrándose entre espinas,

                                                                       en su afán de dar su amor…”

 

 

Se ha borrado el escorzo del cuerpo

tras la luz de la sombra desnuda.

Él y ella, se soñaban uno, ven el fin.

La noche continúa y es preciso volver.

Tiembla ahora de verse a sí misma,

reflejada en el sudor de su sonrisa…

Tiembla ante la ironía. En la entrega del otro hubo un misterio

de gruta y de hiedra entretejida,

un acoso salvaje, primitivo

y rígidas palabras frías.

En su entraña anida un grito,

clamor opaco de carne herida.

Sólo fue Pandora de sí misma.

Y en su lucha de fuerza escondida

ve la tristeza de una casa fría,

de un deambular por pasillos de duda,

de un perderse en papeles sin tiempo

o en un tiempo histriónico de farsa continua.

Ella es agua, es un río profundo,

que se esconde en la carne dormida.

Grito al placer que resucita.

Y es Amor, por encima de todo,

Aún de rígidas, gélidas, palabras frías.

separador_25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s