Literatura aragonesa

Poemas de María Pilar Martínez Barca

separador_50

María Pilar Martínez Barca

Epifanía

A mi madre

Brillaba la mañana.

Venia la marea, con sus copas teñidas

en la espuma del viento.

Y tú permanecías silenciosa.

Tu mundo era pequeño:

la casa, los paseos por el sol del verano

y aquel rincón tan intimo

donde tenían vida las sombras de los cuentos,

donde la luz caía.

Pero algo te impulsaba

a aquella comunión con otros seres,

y te quedabas triste cuando se habían ido.

Tu madre, aquellos párpados de azucena y escarcha,

siempre estaba contigo:

compañera en la noche del desvelo

y a la sombra apacible de los días felices.

Y luego llegarían las figuras soñadas,

instantes que se pierden por linderos de niebla.

Y sentada a la orilla,

esperabas los ecos de otros mares lejanos.

 

(Epifanía de la luz)

 

 ***

 

separador_50

De cine

 

 

Hacía primavera en torno nuestro.

Salíamos del cine, ¿de los Goya?,

pletóricos de luna y sensaciones

a flor de corazón.

La gente iba dejando en el armario

abrigos y crepúsculos.

El aire iluminaba las miradas.

Qué grato era sentir todo en su sitio,

los nombres, las historias, o aquellos personajes

en la frontera misma de la vida y la magia,

sencilla, de los cuentos.

¿Recuerdas?, sucedía en la Argentina,

bajo la piel más pobre del planeta

y los astros más puros.

Los padres, la otra hermana, el visitante,

o ese joven ingenuo que iniciaba

su marcha hacia un espacio hermoso, digno.

Salimos de la sala con regusto

a vida y plenitud.

Y fuimos paseando, calmamente,

a hacer unos recados:

la tienda de deportes, la de música,

y luego el hotelito aquel, tan de otra

estación, presentida sólo en sueños.

Citado nos hubimos con dos buenos poetas,

de esos seres que exhalan océano y penumbra,

y amor, y oscuridades, y promesas.

Hablamos de lo humano y lo celeste,

del alma de las cosas, de esa historia

vivida en plenitud en la pantalla.

Cada cual ocupaba su lugar,

y era grato sentirse, así, entregados

al aire de la tarde, a la existencia

aceptada en su hondura en cada esquina,

en cada pliegue mínimo y su noche.

Nos fuimos, lentamente, paseando

por calles y recodos, y placitas,

hacia El Ángel Azul.

Subía un suave aroma a desperezo,

a plácida terraza, a cielo libre,

a zumo de naranja y confidencias.

Las mesas agrupaban, una a una,

miradas y susurros, cuerpos cálidos,

silencios modulados levemente.

Te presentí cansado por momentos.

¿Qué nubes empañaban aquel claro de luna

que se nos daba pleno, rebosante,

una tarde cualquiera del mes de la esperanza?

¿Acaso fuera el curso?, ¿tanta urdimbre

incierta de futuro?, ¿o la hojarasca

que te iba ya rugando el corazón?

A veces, bien lo sabes, no responden

cuando, henchidos de luz y de ternura,

llamamos a una puerta. Te iba hablando

de aquellos sueños puros que nacieron

en un viaje reciente. Vislumbraba

como un lugar propicio a lo más íntimo,

a una espera fecunda, al despertar.

Cada cual habitamos un pequeño

universo de amor y atardeceres,

y te ibas tú venciendo por llegar

a esa luna interior que iluminaba

extrañamente el bar, las formas, los rincones.

Charlando, sin sentirlo, se hizo tarde

y tomamos un taxi de retorno

a la casa, a la noche, a los quehaceres,

al entorno real de cada hora.

Fue un ocaso feliz, hoy remansado

en un sabor a entrega y armonía

grabado a vida y fuego. Estaba plena

la luna aquella noche.

Hacía ya principios de verano,

allá, en el corazón.

 

(En luna llena)

***

separador_50

 

 

Deja blanca la mente

 

Deja blanca la mente, como sábanas
de un crepúsculo en paz,
y ese temor inmenso de los rinocerontes
que cruzaron el río para siempre.
Con sílabas de barro modelamos la vida,
como el niño que juega al arcoíris
y le otorga el añil, el blanco, el escarlata.
La noche se entreabre, silenciosa,
en el ávido vientre de la luna.
Y un deseo de lluvia descorre los pecíolos.
Las figuras devanan el último ovillo de las nubes,
y conforman de nuevo el pensamiento
sin poder cancelar la ley de los presagios y la tierra sin luz.

Un perro aúlla al fondo de montañas nevadas,
en tanto que esperamos el reino de la esfinge
y la puerta de nácar sin retorno.
¿Soñaremos por siempre? ¿Desvelados?

 

(Pájaros de silencio)

separador_25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s