Hay rosas que nunca hemos plantado
pero que crecen en el silencio de nuestras mentiras,
con la fragancia retenida en el costado
y que algún día agujerarán el aire con sus espinas.

Y por nuestros hombros, la sangre del viento
derramará las amapolas del amor perdido.
Y silencio… ése silencio que viene desde adentro,
donde nacen a oscuras las alas del olvido.

A destiempo, siempre a destiempo,
a contratiempo de los sentimientos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies