Editorial

La revista IMÁN se renueva, como consecuencia del cambio que se produjo en noviembre del año pasado en la junta directiva de la Asociación Aragonesa de Escritores.

Por muy favorable que sea nuestra opinión sobre la actividad de la anterior junta, que lo es, y sobre quienes dirigieron IMÁN en los últimos ocho años, que lo es, sería imposible hacer lo mismo que hicieron ellos. Somos distintas personas y, en consecuencia, diferentes serán nuestras obras.

Como aplaudimos el trabajo que realizó el equipo que confeccionó IMÁN, dirigido por Fernando Aínsa, reconocido crítico y escritor, en estos últimos años, no cambiaremos más que lo imprescindible, aunque en esto de medidas y gustos cada cual lo verá a su manera.

Además, algunos problemas de gestión, técnicos y personales, nos han dificultado algo el resultado de este número, por lo que esperamos indulgencia.

El propósito inicial era el de hacer un ejemplar monográfico y el tema del mismo iba a ser el relato, todas las formas de contar historias: cómic, rap, novela gráfica, series televisivas, webs; junto con las clásicas, claro: novela, teatro, ensayo, relato, guiones de cine y televisión, poesía, todo ello objeto de estudio en nuestra revista, en su número 16. En parte se puede observar que la idea ha persistido pero no como único tema, no una monografía, ya que hemos incorporado otros artículos que no encajan del todo con ese guión. Los jóvenes y las lenguas minoritarias son dos de los objetivos que se marcó esta junta desde el primer día y hemos querido que en IMÁN quede constancia de ello.

Y punto. Dejemos ya de hablar de nosotros, de lo terrenal, y pasemos al olimpo, a la literatura, que es lo que nos gusta. Esta es una revista literaria, por lo que tiene que contener literatura, en diferentes artículos, de autores consagrados y de noveles, con el objetivo de interesar a los lectores. Tenemos artículos breves al modo de los billetes periodísticos y otros de mayor longitud, buscando el tamaño de lo conveniente en soportes digitales, y, finalmente, también hay alguno que se acerca a lo que antes, en la era del papel, era más habitual.

No queremos finalizar este editorial sin animar a todos nuestros lectores, socios o no, a enviarnos sus originales, con el compromiso de que los leeremos con atención y de que serán publicados si el consejo de redacción así lo decide.

¡Salud y buena lectura!

Javier Fernández López

Presidente de la AAE