separador_50

Por Javier Navascués

separador_50

Se pasaba la vida tumbado en la cama, mirándose el ombligo. Hasta que en cierta ocasión empezó a notar con asombro, con emoción, con miedo, que el círculo central de su abdomen empezaba a perder arrugas y se volvía liso como una lámina plateada. A los dos días el ombligo se había allanado y empezaba a tomar una apariencia casi transparente. Por fin, tras una semana de cuidadosa observación, su superficie quedó limpia y pulida como un cielo redondo o, mejor, como un espejo donde se reflejaba el rostro enamorado de su soledad.

Experimento

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies