La copa de cristal, remanso suave,
de un agua cristalina, muda y quieta
rebosa, relumbrante de lilas en mi ventana;
blanco maíz que a su corriente lleva,
esporas que acarician mi semblante
con suaves destellos de bella armonía.

Esta esencia sutil que da a los aires,
embalsama el lugar de mis tareas;
un arrullo semejante de palomas
que el agua clara en el cristal bebieran,
de contemplar sosegado en mi ventana.

Tienen hala de luz, blanco, lechoso,
como trozos de luna que, deshecha,
al remanso cayera en limpio vuelo,
ensartando en su linfa blancas perlas.

En esta copa clara de mi vida
que hoy, penas y dolor hicieron piedra,
como lágrimas blancas, las lilas en mi ventana,
mitigaron el fuego de mis pesares,
incrimentando el amor de mis amores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies