Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/revista5/public_html/wp-includes/load.php on line 63
Lección de vida | Revista Imán

El día que perdí a Pilar fue el más triste de mi vida. Durante más de catorce años había sido mi compañera, mi amiga; el ser que velaba por mí y que al mismo tiempo lo esperaba todo de mí. Yo cuidaba de ella y ella me daba lo único que podía darme: cariño, el regalo más hermoso que en este mundo puede recibir un ser humano.

Dormirla había puesto fin a su sufrimiento, pero me pesaba en el alma como si hubiese cometido un crimen nefando. Antes de cerrar los ojos besó mi mano y me miró. Sabía que había sido lo mejor para ella. Pero me sentía vacío, culpable y solo, absolutamente solo.

La sórdida sensación de haberla perdido me fue contaminando como una infección. Lloraba por Pilar, pero sobre todo por mí. Una noche salí a tirar la basura, tropecé y caí al suelo. Entonces vi unos ojuelos garzos mirándome con curiosidad. Era otro perro diferente, pero era ella. Lo supe. Se acercó y me dio un lametón en la mano que me recordó aquel beso de muerte. La abracé y lloré de alegría. Luego se fue y no volví a verla, pero se quedó conmigo para siempre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies