A Miguel Hernández, robándole versos

” No, no hay cárcel para el hombre ”

No te faltaba razón.
Estaban presos tus huesos
y estaba libre tu voz.
Voz que en senda dolorida
de oro se amamantó
y para burlar las rejas
de paloma se vistió
Paloma: vuela sus penas,
cárgate con su aflicción,
sus lágrimas de poeta,
con su noche,
con su amor,
con su verde de esperanzas
y el rojo de su pasión.
Lo más hondo de su vida,
lo más grande e interior,
forjado en yunque de noches
a la aurora lo ofreció.

” ¿Quién encierra una sonrisa? ”
” ¿Quién amuralla una voz? “

 

Mary Carmen Alejaldre
(De Desde mi arena, 1999)


GRACIAS POR ACEPTAR nuestras cookies, son simplemente para las estadísticas de visitas en Google.

Ver política de cookies
 
ACEPTAR

Aviso de cookies