Warning: array_merge(): Argument #2 is not an array in /home/revista5/public_html/wp-includes/load.php on line 63
Palabras que huyen del papel | Revista Imán

Siempre buscamos palabras que trasciendan lo personal para que aquellos que las lean sientan la alegría o la tristeza o la pesadumbre o el amor que intentamos transmitir cuando escribimos.

Sabemos distinguir, entre los distintos lenguajes literarios, cuál de ellos usa el autor para comunicarse, poesía, novela, ensayo, periodismo, teatro, e incluso los pies de foto de muchas publicaciones.

En la poesía se busca comunicar sensaciones del yo más íntimo y se juega con las expresiones exprimiéndolas hasta conseguir alcanzar la destilación poética; por eso la palabra es sutilmente tratada.

Sin embargo, en la novela (no importa el género de la obra), la palabra es descriptiva, fuerte en sí misma. La frase debe comunicar acción, escenario, tiempo. Tiene que trasladar ideas para que el lector, a través de la palabra escrita, elabore sus propias conclusiones sobre el marco donde se desarrollan las acciones.

La del ensayo siempre es una palabra pedagógica. Está usada como vehículo de información; esto es lo que sé y te lo enseño. Siempre es directa, sin adornos.

Ahora bien, hay palabras que, cuando se escriben, se escriben para ser habladas, para ser sentidas e interpretadas, para ser escuchadas y vistas. Vistas, sí. Vistas porque, en el mismo momento de escribirlas, ya tienen un marco escénico. No están pensadas para ser leídas, sino para ser vividas. Vividas por el actor, o la actriz, que las ha de interpretar, que les va a dar forma ayudándose del movimiento escénico, de su inflexión de voz, de su expresión corporal e incluso de su vestuario. Son, lo que podríamos llamar, palabras en 3D porque las vemos en boca de otros. Otros que leen la obra por nosotros y nos dicen cómo hay que leerla para darle sentido.

El dramaturgo busca el modo (la alquimia), de que este proceso tome cuerpo y pueda ser comprensible para el espectador y, cómo no, aceptado y aplaudido; para ello se apoya en elementos externos al texto teatral como la iluminación, la escenografía, el vestuario, e incluso de proyecciones o música, ballet y sonidos en OFF.

El dramaturgo crea cuadros, no narra. Pinta sobre el papel su idea y deja que la palabra se independice, que se haga a sí misma y atraviese la impermeabilidad que se supone le rodea. Y digo que se le supone porque toda palabra escrita, en el momento que queda plasmada, pertenece al autor hasta que cada lector la hace suya.

En el teatro, el espectador, no puede releer el texto, no puede volver a las páginas anteriores a ver qué o cómo o cuál ha sido el proceso en el primer acto porque no he llegado a captar bien lo sucedido en el tercer acto. Por eso, aquí, el texto nuca es del espectador, es del autor y del actor o actriz que lo represente. El espectador disfruta con el vuelo de las palabras en un espectáculo efímero. Tan efímero como las notas interpretadas por cualquier músico. Efímero porque el sonido invade el espacio, pero no se sustenta en el aire.

Hablando siempre desde mi experiencia personal en relación con el teatro, puedo decir que, después de estrenar 15 piezas teatrales, y de seguir escribiendo por el placer de escribir, aún veo moverse a los personajes que estoy creando igual que si estuviesen sobre un escenario, y cómo han de ser iluminados los espacios donde han de moverse, y qué movimiento están realizando, y por dónde entran y salen de escena, sus tiempos de silencio para recalcar tensión.

Voy a transcribir unas líneas para explicarme mejor; ya sé que al lector no le harían falta, pero yo me quedo más tranquilo y satisfecho.

El fragmento es de Menuda tragedia. Se estrenó en 1994 y, con la misma, se inauguró la X Muestra de Teatro del Bajo Deba, en Éibar, Guipúzcoa (adaptación teatral de la novela Bajo el vuelo de la gaviota publicada por Mira Editores en 1998).

 

VICTORIANA

(A partir de aquí la luz general bajará suavemente hasta que se siente en la silla más próxima a la mesa de El Gobernador. Sólo se le enfocará a ella cenito-bilateralmente)

¡Ay! ¡Dios mío! (…). ¿Qué le queda a una persona a la que le quitan la esperanza? (…). ¡Nada! (…). ¡Nada, don Ricardo! (…). ¡Estamos tan vacías por dentro! (…). ¡Tan vacías! (…). ¡Tan vacías que ya no nos quedan ni lágrimas! (…). ¿Usted me entiende? (…). ¡Ay! (…). ¡Creemos que vive! (…). ¡Soñamos que está vivo! (…). ¡Lo sentimos vivo aquí dentro!

(Sentándose)

¡En lo más hondo! (…). En lo más infondable de nuestro pecho, en… Sabemos que es imposible que esté con vida, que… ¡Sólo queremos encontrar su cuerpo! (…). ¡Encontrar su cuerpo! (…). ¡La mar! (…). ¡Es tan inmensa! ¡Es una tumba muy grande para un ser tan pequeño! ¡Por eso queremos que lo busquen.(…). ¡Que lo busquen y lo encuentren! (…). ¡Si la mar devolviese su cuerpo. (…). ¡Ay! (…). A veces la esperanza es dolorosa y cruel y…, y llegas a desesperarte de que el tiempo pase. (…). ¡Ah, si la mar arrojase los restos del naufragio! (…). ¡Dos tablas! (…). ¡Sólo dos tablas! Dos tablas que nos demuestren que no va la deriva arrastrado por las corrientes del golfo secándose al sol inclemente de los mediodías (…). ¿Ustedes me entienden? (…). Todas las madrugadas bajo al varadero a ver si la noche ha dejado alguna astilla que pueda reconocer. Todos los días me asomo a la atalaya de San Victorián por si la mar arroja los restos del naufragio. No sé. (…). Unas redes. (…). Parte del velamen. (…). Un chaleco salvavidas, un… ¡Pero nada! (…). Siempre la espuma limpia sobre la superficie.

(La secretaria le acerca un vaso de agua)

Les aburro ¿verdad? (…). Discúlpeme! (…). ¡Discúlpenos! (…). Pero estaremos esperando cada mañana, cada tarde, cada noche. Estaremos esperando a que venga con su barco por el horizonte, Estaremos esperando cada minuto del día (…). ¡Ay! (…). ¡La luz de la alegría se consume poco a poco! (…). ¡No! (…). ¡No se consume! (…). ¡Está ya apagada! (…). ¡Quisiera poder llorar! (…). ‘Quisiéramos llorar! (…). Pero nos hemos quedado secas.

(Suena la sirena de una ambulancia. Se pone de pie rápidamente)

¿Oyen? (…). ¿Oyen esa sirena? (…).  ¡No! (…). ¡No la oyen! (…). ¡Está en mí! (…). ¡Está en mí como las risas de los niños ajenos al sufrimiento! (…). ¡Así lo recuerdo! (…). Subiendo las escaleras de tres en tres cuando regresó el primer día en que había salido con su padre a la mar (…). ¡Riendo! (…). ¡Alegre! (…). ¡Muy alegre! (…). Había conseguido atrapar, en su diminutas red, un pecio o un merluza o…, o…, (…). ¡Se me borran los recuerdos! (…). Se me borran los recuerdos y aún le espero (…). ¡Aún le espero! (…). ¡Aún espero su regreso! (…). ¡Aún esperamos su regreso! (…). ¡Soñamos con su regreso! (…). Para que nos cuente historias que nos alegren (…). ¡Historias que…! (…). ¡Historias que nos hagan reír como entonces! (…). ¡Pero su risa…! (…). Mi sonrisa…, nuestra sonrisa… Se habrá perdido si él no se encuentra de nuevo con su madre.

(Se sienta agotada. La luz, poco a poco, se hace más intensa. Se hace un silencio espeso. SECRETARIO coge el teléfono de la mesa)

 

SECRETARIO

Con el señor Gobernador (…). Su secretario particular (…). Bien. Bien (…). Espero (…). ¿Señor Gobernador? (…). Sí (…). Sí (…). Voy a dar orden de que se siga rastreando la zona durante cuarenta y ocho horas más (…). Sí (…). De acuerdo (…). Como usted diga (…). Sí (…). Sí (…). Bien (…). Ahora lo pasaré a la firma.

 

FIN DEL 2º ACTO

TELÓN

 

Bien, ya sé que el ejemplo es un poco largo, pero en el mismo puede observarse que se hace hincapié en los silencios porque, en esta escena, se busca que la actriz contagie su angustia con sus “no palabras”.

Por otro lado, queda patente que la escena está siendo dibujada para que el director pueda seguir el diseño mental del autor.

Son palabras guiadas hacia la interpretación, no a la lectura, como ya he dicho al principio.

Lo mismo ocurre con los textos donde los diálogos son extensos aunque los desarrollos sean breves.

Me explicaré: la conversación entre dos o más personajes, o incluso conversaciones cruzada, se hace fluida gracias a lo conciso de las intervenciones que, por lo general, son de una o dos frases intercaladas con monosílabos; son lo más parecido a las conversaciones habituales entre personas en su ámbito habitual.

Las palabras del  texto teatral no pueden anclarse en el papel; hay que darles vida para entender que su diseño ha de abarcar su propia interpretación.

 

BAZÁN AGUERRI, Luis,

 

 

POESÍA

Algunos  poemas han sido publicados en distintas revista como Andalán o Barataria, etc.

“SECUENCIAS CON CONSECUENCIAS”          

“LA TIERRA ASESINADA”                                  

“AUSENTE NADA”                                               

“AUTORREGRESOS O VARIACIONES SOBRE

   MALEK    HADAD”        

“ECOS SIN VOZ O HIJOS DE LA GUERRA”

“ABSTRAMAR”                                                    

“LOS AMATORIOS DE NAAC”                          

“QUINCE SUEÑOS CALEDOSCÓPICOS”

“ALACRANES DE CRISTAL”

“VÓMITO INDÓMITO” (Ed. Certeza 2015)

La particularidad de estos poemarios es que están ilustrados a tinta china por el propio autor.

Participación en el “I CICLO DE POESÍA UNIVERSITARIA”  (1974) y publicación de algunos poemas en el libro mancomunado

POESÍA UNIVERSITARIA

 

TRABAJO DE CAMPO:

 

COLOQUIALISMOS EN EL CENTRO DE ENSEÑANZAS INTEGRADAS DE HUESCA    Revista Instituto Técnicas Educativas       (ITE primer trimestre de  1981)

 

TEATRO:

 

“EL CERCO OCULTO”                                 1977

“LA PUERTA VERDE”                                 1978

“EL REGRESO”                                                         1979

“CARTAS A NADIE”                                                1980

“EL ENJAMBRE”                                          1981

LA CUEVA”                                                  1989

MUJERES ¿O DIOSAS?”                          1990

COLOQUIO DE SOLEDADES”                 1991

UNA VIDA EN EL INFIERNO”                 1992

LA BROMA                                                 1993

MENUDA TRAGEDIA”                             1994

UNA SANA LOCURA”                              1995

POR RAZÓN DE ESTADO”                       1996

SU CABALLO ESTÁ SERVIDO”   1997

“VALDEJAUJADAS”                                                2017

 

Con las obras de 1990 a 1997, se inauguraron las “JORNADAS DE TEATRO ESCOLAR DEL BAJO DEBA” en Eibar (Guipúzcoa) los años citados.

 

CUENTO:

  •          2º Premio “SANTOÑA…, LA MAR” con el cuento

AQUEL SUEÑO EN TINTA CHINA

NOVELA:

1997     “LLOVÍA SOBRE EL PUENTE DE LAS NOGUERAS”  (Ed. Mira)

1998     “BAJO EL VUELO DE LA GAVIOTA”   (Ed. Mira)

2003      “PAULINA (assula crucis)       (Ed. Mira)

2007      “…HIJOS DE LA NIEBLA, HEREDARÉIS LA NADA”      (Ed. Unaluna)

COLECCIÓN DE RELATOS:

            2017     “RELOJ SIN SAETAS”                                  (Ed. Certeza)

 

COLABORACIONES:

2008    “DUCHAS ESCOCESAS”                    (Ed. Certeza)

2008    “RELATOS PARA EL Nº 100”                  (Ed. Mira)         2008    “PANORÁMICAS ZARAGOZANAS” (Ed. Unaluna)

2010   “AQUELLAS MIRADAS” escrito con Jorge Cortés (Ed. Certeza, Colección Mandoble)

2014    “El PENTÁCULO FRANCÉS”  escrito con Francisco Javier Aguirre, José Ángel Monteagudo y Raúl Tristán (Ed. Certeza, Colección Doble Mandoble).          

2017    “VALDEJAUJA” escrito con Francisco Javier Aguirre y Quintín García Muñoz (Onix Editor).

 

OTRAS ACTIVIDADES CULTURALES:

2009              −Crea la Asociación “NATURALES Y AMIGOS DE PATERNOY” dedicada a recuperar y proteger los restos de este pueblo medieval fundado por el abad Paterno, primer abad de San Juan de la Peña.

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies