La lengua occitana tiene una larga y enjundiosa tradición cultural que llenó buena parte de la literatura medieval europea. Lengua de trovadores y juglares, lengua del amour courtois, el Languedoc fue una extensa región donde prosperó el buen gusto por la poesía y donde la cortesía caballeresca dejó constancia de su “dezir” excelente y de su incuestionable influjo en la poesía posterior.

En el sur de Francia, en Billères (muy cerca de Pau), tiene su sede un centro de cultura que actualmente se ocupa de preservar la lengua occitana y darle vida más allá de su mera supervivencia. El Inoc (Institut Occitanne de Culture) es una institución activamente comprometida con esa labor que, además, realiza un importante trabajo de difusión de la cultura occitana a través la programación anual del Hestiv’Oc, una muestra de folclore, música y tradición directamente relacionadas con el país de la lengua d’Oc. Y no sólo esto, sino que, desde hace ya tres ediciones, ese festival occitano acoge entre sus actividades el programa Deux Penents que alberga los Rencontres Littéraires des Pyrénées a cuya convocatoria acuden escritores en lengua aragonesa, catalana, vasca y castellana. La Asociación Aragonesa de Escritores viene colaborando con el Inoc desde el primer Rencontre y para la redacción de Imán es un placer auténtico tener la oportunidad de incluir en sus páginas una muestra de la poesía occitana a través de la obra de Sèrgi Javaloyès, uno de sus cultivadores más prolíficos.

POEMAS:

Nadau

Mar grana

Escorre´s

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies