Revista Crisis

Entrevista a revista Crisis

realizada por revista Imán

(IMAN) 15 números de la revista Crisis emitidos hasta la fecha. En el largo camino de la difusión cultural y de la defensa del pensamiento alternativo ¿dónde creen o sienten que se encuentra Crisis?
(CRISIS) Nos gusta pensar que estamos aprendiendo a caminar. Que nos queda mucha vida y mucho camino por andar. Aunque, para eso, debemos conseguir que se acerque más gente joven dispuesta a tomar el relevo.
(IMAN) Y el nombre, ¿de dónde surge?:
(CRISIS) El nombre de la revista surgió en una reunión en 2011, año cumbre en nuestra crisis económica. Fue una idea de Juan Domínguez Lasierra y nos gusto, porque (crisis aparte) recogía bien la idea de trabajar en la crítica cultural. Guiados por su origen griego, la palabra κρίσις nos obliga a perseguir una evolución constante, a ejercer una revisión constante de nuestras vidas y nuestra cultura, a criticar. Esto nos empujaba a crear una revista atemporal, no noticiosa, que comunique ideas, pensamientos.

(IMAN) Nos podríais dar una idea de cómo se estructura la revista Crisis, de cómo ha ido evolucionando.
(CRISIS) Los contenidos de Crisis se estructuran sobre secciones especificas (como la mayoría de las revistas): “Firma invitada”; una sección crítica que fluye sobre los significados, los usos o la etimología de una palabra que, directa o indirectamente debe de estar presente en cada artículo; una extensa entrevista acompañada de informaciones biográficas del personaje entrevistado; un cuaderno central que surge de una mesa redonda o de unas jornadas. A todo esto, hemos añadido una sección sobre “Literaturas”; “Creación”; “Reseñas y actos”; “El arte en Crisis”; “Premio Crisis de artículos de opinión” y “Artista invitado”. Unimos todo esto a la participación de artistas gráficos, ilustradores y fotógrafos.
Desde nuestro Consejo, que está compuesto por un buen número de personas relacionadas con la cultura: escritores, filósofos, periodistas, artistas, científicos, etc. proponemos y debatimos los temas a tratar. Esta estructura se ha ido configurando con el crecimiento de la revista. Comenzamos imprimiendo 100 ejemplares en blanco y negro y ahora estamos imprimiendo 600 en color. En cada número, a ese núcleo central de nuestro Consejo, se unen personas destacadas en esas disciplinas o en cualquier otra: teatro, danza, música, cine… Así, Crisis ha ido convirtiéndose en un lugar de encuentro para esas disciplinas y para todas las opiniones y posicionamientos críticos.
(IMAN) Crisis no anda sola el camino, sino que lo hace de la mano de Erial Ediciones ¿Qué me podéis contar de Erial? Me imagino que cubre la necesidad de publicar textos que no pueden desarrollarse en la revistas por su amplitud de contenidos y objetivos, pero ¿nos podéis dar algunas claves para entender cómo se engrana con la revista? ¿Qué relación tiene con Erial Ediciones? Y ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?
(CRISIS) La asociación Erial Ediciones nació de la idea, que tuvieron cuatro jóvenes estudiantes y nuestro director, de poder crear una editorial sin dinero. Esto conlleva la necesidad de agrupar gente alrededor de esta iniciativa, así que el nacimiento de una asociación que crease una revista cultural como Crisis nos pareció algo indispensable para lograr esos fines.
Pero una asociación no puede vivir únicamente de publicar libros y revistas, debe servir para algo más: Promocionar y apoyar iniciativas culturales mediante su publicación y expresión en soportes diversos, así como en actividades relacionadas. Confeccionar, editar y difundir
publicaciones culturales. Organizar y participar en jornadas y eventos artísticos (recitales, presentaciones de libros, exposiciones, conferencias, debates, cursos y talleres…) En fin, que nuestras iniciativas cumplan los parámetros de finalidad social, innovación cultural y sostenibilidad.
Crisis es un lugar común, un lugar de encuentro para las artes, las letras, las ciencias. Un lugar en el que pretendemos crear a partir del debate.

(IMAN) ¿Qué visión tienen de la cultura? ¿Es una ola que cada generación levanta? ¿Es una enorme roca, una veta, una inmensa montaña sobre la que miles de mineros dan forma? ¿Es un torre de Babel que levantamos con naipes o con cerillas? ¿Es un puente humano? ¿Es un río de ideas y obras para regar un nuevo tiempo…?
(CRISIS) La asociación defiende la idea de cultura como necesidad social, sin la que es imposible evolucionar. La cultura es el motor de las sociedades. Por ello no puede anclarse en las formas y loscontenidos ni rendirse ante las leyes del mercado.
La cultura, bien entendida, es vanguardia e innovación en todos los ámbitos. Toda acción y creación cultural debe continuar en el tiempo, nunca acaba ni está únicamente dominada por las coyunturas políticas, económicas y sociales, por lo que defendemos su sostenibilidad e independencia en todos los aspectos.

(IMAN) En la era de internet, del reconocimiento de voz y de textos por máquinas, de la identificación biométrica y la video-vigilancia global, la generación de perfiles tipo, las gigantescas bases de datos modulares y moldeables y la Inteligencia Artificial, en un momento en el que nuestra cotidianeidad y nuestra forma de vivir está más expuesta que nunca ¿qué papel ha de jugar la intelectualidad, qué vías de pensamiento son más resistentes a un condicionamiento externo que quiera basarse en nuestra respuesta tipo al estímulo, al conflicto, qué papel puede jugar una revista de cultura y pensamiento crítico?
(CRISIS) ¡Caramba! Si supiésemos eso estaríamos situados más allá del futuro.
No obstante, asumiendo que los adelantos científicos y tecnológicos invaden nuestras vidas, queramos o no, unas veces para bien y otras no, creemos que la misión del pensamiento debe ser la de poner en cuestión todo lo que nos llega bendecido por los mercados y los poderes (incluso por la ciencia). Esto es, desempeñar una tarea crítica que recuerde nuestra condición humana y nuestros valores éticos y morales.
Una revista de cultura y pensamiento crítico poco más puede hacer que plantear debates continuos.
(IMAN) La revista Crisis es una revista Cultual que pretende generar un pensamiento crítico. La crítica que proponéis ¿es una crítica como método, es una crítica como contrapunto a una realidad, a un estado de las cosas, es una crítica contra un marco cultural y una episteme que deben ser cuestionadas o es una crítica basada en la aportación de ideas individuales y diversas, que no pretende necesariamente construir una alternativa a esa cultura y pensamiento predominante?
(CRISIS) La revista Crisis es un espacio ecléctico, un lugar de encuentro en el que todas las opiniones, autorizadas o no, tengan el mismo valor y se presenten en igualdad de condiciones. El arte, la literatura, el pensamiento, la ciencia, la tecnología deben ayudarnos a construir culturalmente, socialmente, políticamente nuestra convivencia. Esto es, son herramientas con las que la sociedad debe construir las alternativas que en cada momento le sean útiles. Desde la crítica cultural no estamos obligados a construir alternativas, nos basta con preguntarnos cosas y polemizar sobre muchas afirmaciones.
(IMAN) ¿Consideran que un intelectual, un pensador, debe ser un disidente? ¿Ha de ser alguien que se sitúe de algún modo fuera del “sistema”? ¿Ha de ser este intelectual más bien una especie de guardián, de vigilante, de un espacio común?
De acuerdo con esta idea, ¿cómo veis el apartado de creación de Crisis? ¿es más crítico o responde más a la difusión cultural? Me refiero a que si ¿es la prioridad publicar voces fuera del canon y de la corriente bendecida por la masa? ¿Es prioritario que las voces estén fuertemente o sensiblemente posicionadas o, por el contrario, se pretende difundir obra de creación que os resulta interesante por su calidad literaria, con independencia de otros factores?
(CRISIS) Como tantas otras cosas, hoy en día, las ideologías se han desnaturalizado (quizás se hallen separadas de la realidad y no encuentren asiento), cada vez se asemejan más a las doctrinas. Está bien que el pensamiento exponga su crítica sobre las desigualdades y las injusticias; pero elegir las colaboraciones en el apartado de “Creación” o en cualquier otro por su posicionamiento ante los problemas nos llevaría a tener que definir ideológicamente la revista, lo que, a su vez, nos llevaría a tener que defender sus posiciones, a hacer apología en lugar de polemizar, en lugar de debatir con los oídos bien atentos. Además, no podríamos estar abiertos a todas las opiniones. No sé si esto contesta tu pregunta.
(IMAN): En cada número de Crisis hay un tema central, un centro gravitacional que lo cohesiona. ¿Cómo decidís y desarrolláis la idea vertebradora de cada nuevo proyecto de revista? Y la parte gráfica de la revista, ¿cómo la concebís?
(CRISIS) Ya digo. El Consejo de redacción tiene una ardua tarea. Debe ir adelantándose, planificando cada actividad con suficiente tiempo (no somos profesionales con dedicación exclusiva). Pero las cosas suelen suceder de este modo:
En el Consejo se realizan propuestas sobre el esqueleto de la revista que comenzará a confeccionarse cuando termine el anterior número. Normalmente, Eugenio Mateo propone el artista invitado para realizar la portada. El Consejo debate y elige la palabra clave sobre la que desarrollar la sección crítica. Juan Domínguez propone o asume otra propuesta para el personaje sobre el que versará su sección. Un equipo, normalmente compuesto por Fernando Morlanes, Francisco J. Serón, Pilar Catalán, Víctor Herráiz, Pedro Luis Blasco y Eugenio Mateo (según el tema apoyan otros: Sergio Abraín, Mariano Anós, Luis Beltrán, Encarnación Ferré, Izaskun Arrieta, Bárbara Oliván o Mari Carmen Gascón…y también lo hacía nuestro querido y desaparecido maestro Fernando Aínsa) trabaja en la organización de las mesas redondas o de las jornadas o cualquier otra actividad que se nos ocurra. El resto de los trabajos para otras secciones se van proponiendo y adjudicando su realización conforme van surgiendo. Todo ello, claro está, coordinado por nuestro director, Fernando Morlanes.
La parte gráfica de la revista es uno de los aspectos en los que debemos ir avanzando más. Recibimos aportaciones desinteresadas de bastantes artistas, ilustradores y fotógrafos y debemos hacer que sus trabajos se luzcan cada vez más. No es fácil, pero creemos que la implicación de Pilar Catalán y de Sergio Abraín hará posible que avancemos. Nuestro ideal, casi imposible, sería que la parte gráfica y literaria se construyesen unidas. Pero una humilde asociación que vive de unas pocas cuotas y ayudas no puede conseguir esos medios, al menos de momento.
(IMAN) En una época de aparente florecimiento intelectual en nuestro territorio, dentro del pensamiento en Aragón ¿qué campos consideráis más fértiles? ¿Por qué caminos se está avanzando de forma más destacable? ¿Cómo veis el futuro del pensamiento, de la filosofía, de la crítica en Aragón?
(CRISIS) En casi todas las disciplinas relacionadas con la Cultura se vive actualmente con cierta alarma sobre la implicación que supone el avance de las ciencias y de la tecnología. No obstante, en muchas áreas creativas se utilizan los últimos avances tecnológicos. Hay movimientos artísticos que trabajan con algoritmos, no hablemos ya del cine, de la música, incluso el teatro o la danza. Pensamos, pues, que debemos resucitar aquella forma de crear y de vivir que tuvieron los humanistas. Es decir, no podemos seguir separando las disciplinas en ciencias y letras cuando todas las herramientas son susceptibles de ser usadas en la creación. En ese empeño trabajamos y en esa conjunción entendemos el futuro del pensamiento, la filosofía y la crítica en Aragón y en el mundo.
(IMAN) ¿Se puede hablar de identidad en el pensamiento aragonés o la globalización y la occidentalización ha estandarizado tanto los temas del pensamiento como el lugar desde el que se afronta este esfuerzo intelectual?
(CRISIS) La identidad y las fronteras siempre nos enfrentan al Otro porque nos hacen creer que somos diferentes. Claro, que esto no quiere decir que debamos renunciar a nuestros orígenes. No creo que la estandarización cultural resuelva ningún problema. Al contrario, nos falta reconocer que la occidentalización ha despreciado al resto del mundo exigiéndoles que admitan su superioridad. Pienso que se puede ser peculiar y abierto a la diversidad.
(IMAN) ¿De qué artículos, colaboraciones, o logros estáis más satisfechos y qué retos queréis afrontar en el futuro?
(CRISIS) Nuestro primer logro y más satisfactorio fue editar el primer número de Crisis. Destacamos también los dos números (6 y 13) que con Francisco J. Uriz conseguimos que apoyase la Academia Sueca (el 6 también fue apoyado por SwedishArts Council). En los 15 números de Crisis han colaborado más de 360 personas, muchas de ellas muy reconocidas en el mundo cultural, no solo de Aragón, si no de toda España. También hemos tenido colaboraciones internacionales. Estamos muy satisfechos de haber podido organizar siete jornadas y ocho mesas redondas en ocho años.
Nuestro logro más gratificante quizás sea la creación del Premio Crisis de artículos de opinión de estudiantes de Bachillerato y de Grados de FP. Nos ha parecido una de las mejores ideas que hemos tenido. Hemos conseguido la implicación del Grupo ANAYA y así llegamos ahora a nuestra cuarta convocatoria. Ayudar a nuestros docentes a que nuestra juventud se esfuerce en tener un pensamiento crítico nos parece razón más que suficiente para seguir existiendo.
En la cultura solo hay un reto que nos podamos plantear en las actuales circunstancias: sobrevivir. Ya, si conseguimos crecer, sería un sueño.
(IMAN) Robert B. Stevens, quien fuera Director del Pembroke College, Oxford y Rector de la Universidad de California en Santa Cruz, dijo a propósito de la educación en el Reino Unido, “En Cambridge, el “Tripos” en matemática se convirtió, en cierto sentido, en la enseñanza fundamental, en tanto el “Greats” (literae humaniores), se convirtió en el plato fuerte en Oxford: un curso de cuatro años con cinco trimestres de latín y griego y siete trimestres de filosofía e historia antigua. El “Greats” habría de seguir constituyendo la principal facultad de Oxford desde principios del siglo XIX hasta la década de 1960. Aunque tenía su origen en el trivium y el quadrivium de la Edad Media, era considerado en Inglaterra, para todos los fines prácticos, como el núcleo de la formación en artes liberales en dicho período. El clasicismo y la ética helenista pasaron a formar parte del pensamiento del establishment británico (…) Las materias de estudio eran limitadas, pues la mayor parte de las artes liberales equivalían al estudio de los clásicos, la filosofía, la teología, la historia y el idioma inglés. Las restantes materias contaban relativamente poco”. A mí nunca me ha sorprendido que el mito de la creación pelasgo se asemeje a la teoría del Big Bang, ni que siendo judío Albert Einstein y, por tanto, conocedor del mito de la creación hebreo: “Dios creó los Cielos con la luz de Su vestimenta. Cuando los extendió como un paño comenzaron a dilatarse cada vez más espontáneamente”, pudiera concebir un espacio-tiempo flexible. Si lo que conocemos, lo que ya sabemos nombrar y constituye un ladrillo de nuestro saber condiciona lo que podemos pensar ¿qué conocimiento urge más, hoy en día, hacer llegar a los lectores?
(CRISIS) Responder esta pregunta debería colocarnos por encima de cualquier conocimiento. Habría que ser muy sabio. Realmente, no tengo ni idea; aunque me gustaría que los lectores, las personas en general, no pensasen que cuanto más se corre más se aprovecha el tiempo. Para aprovechar el tiempo creo que resulta indispensable pensar. Y para eso hay que detenerse muchas veces. Se ha creado mucha confusión con el carpe diem.
(IMAN) Os quiero agradecer vuestro tiempo y paciencia, pero antes de despedirnos, permitidme una última pregunta que me suscita interés: ¿cómo se financia Crisis para mantenerse como una publicación independiente? ¿Tenéis suscriptores, se vende en librerías? ¿Cómo podía hacer con un ejemplar regularmente?
(CRISIS) Financiar y mantener una asociación cultural que tiene como bandera su independencia resulta francamente difícil. Nuestro primer propósito (en aras de esa independencia) es no depender de las ayudas de las instituciones. Ayudas a las que no vamos a renunciar porque se trata de un dinero que nos pertenece por nuestra actividad (igual que las ayudas al campo o a la industria son dinero que pertenece a esos profesionales). Pero si queremos crecer, avanzar y evolucionar en nuestras actividades, solo podemos confiar en el apoyo de nuestros asociados. Es muy importante, como en cualquier otra actividad civil, que la gente se implique activa y económicamente. Muchos lectores y lectoras nos felicitan por nuestra labor y nos animan para que sigamos adelante, pero deben saber que, si no se implican, tarde o temprano nos estancaremos, decreceremos y desapareceremos. Nosotros queremos resistir, hacer que este esfuerzo, esta idea que ha crecido entre nuestras manos nos sea arrebatada por manos más jóvenes que la cambien y la hagan crecer a su medida y estilo.
Es decir, debemos financiarnos con nuestras cuotas de asociados (muy baratas, 30 € al año), con las suscripciones a la revista (dos revistas anuales, 15 €), publicidad de pequeñas empresas, de alguna institución, alguna compra de revistas para su distribución.
Hay que considerar que distribuimos bastantes revistas y libros gratuitamente a los institutos y otros centros de educación, por lo que creemos que ha llegado la hora de decirles que se impliquen, que se suscriban a nuestra revista. Para ellos no es un gran esfuerzo y a nosotros nos dará vida.
La revista y nuestros libros se distribuye en librerías como Cálamo y otras del estilo. Su precio de venta al público es de 10 €. Si no la encontraseis en alguna librería, decidles que la soliciten a Ícaro Distribuidora.
Nosotros estamos agradecidos por vuestra atención y por darnos la oportunidad de pedirles a vuestros asociados que se suscriban a nuestra revista o que se asocien a Erial Ediciones.

MUCHAS GRACIAS


GRACIAS POR ACEPTAR nuestras cookies, son simplemente para las estadísticas de visitas en Google.

Ver política de cookies
 
ACEPTAR

Aviso de cookies