Cae la noche y nos fundimos
en sudor y aliento,
conquistada la penumbra
por la piel incandescente
y la comunión de besos;

olvidada la zozobra
por la sucesión de gestos
y la música hechicera
del gemido entrecortado
en la multiplicación de esfuerzos.

Cae la noche y exploramos
humedales y secretos,
ignoradas las heridas
que en combates desiguales
nos va provocando el tiempo;
enjaulada la prudencia
que aniquila los deseos
y que espera agazapada
para calzar nuestras sombras
con zapatos de cemento.

El pasado y el futuro
desmentidos y enterrados
por el tango venenoso
que se anuda a nuestros cuerpos,

el orgasmo enfurecido
como burla y arrebato
contra el aire fermentado
que proponen los espejos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies