El vecino llevaba varios días sin sacar la basura. Elvira estaba recelosa. ¡Con lo pulcro que era! Llevaba divorciado unos cuantos años y, aunque era de los chapados a la antigua, había aprendido a organizarse en la casa de tal forma que parecía que lo hubiera hecho toda la vida: cocinar, limpiar, lavar y planchar la ropa… Incluso conocía los lugares donde encontrar los mejores manjares a buen precio; lo confesó en una de las numerosas ocasiones que compartían ascensor, fuera de subida o de bajada.

Decidió husmear en el buzón donde comprobó con horror la acumulación de cartas, propagandas varias y un par de periódicos. ¿Dónde estaría? En su casa no; ya se había molestado en llamar varias veces, en horarios diferentes y durante unos cuantos días.

Tampoco olía mal; descartó la hipótesis del fallecimiento en soledad. Comenzó a dar vueltas al tema que más le preocupaba: el romance largamente pretendido por ella y que él se esmeraba en torear. ¡Con lo bien que estarían los dos compartiendo tele, paseos y comidas! Y algún que otro arrumaco…

En este pensamiento estaba cuando entró el vecino en el portal arrastrando una maleta. La otra mano asía la de una mujer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies