Logro esquivar el pastel perruno, pero la baldosa saltarina me salpica el pantalón. Sacudo la pernera, murmuro “mecagüendiez” y sigo. Por fin, llego a mi portal. Acabo de retirar del cajero mi escasa y merecida pensión. Pienso disfrutar de ella a todo lujo como siempre o, lo que es lo mismo: a base de partidas de guiñote, cortados descafeinados, alguna propina a los nietos y visitas a las obras del barrio hasta que a la parca le dé por curarme la vejez. De repente, un brutal empujón me lanza al suelo. “¡El dinero, viejo!”, oigo. Me incorporo como puedo, saco pecho y miro al agresor: “¡Yo soy Zaragoza!”, le grito. El mangante me mira alucinado. No esperaba resistencia y piensa que estoy loco. Aprovecho su duda y le arreo con mi gayata en la sien. Cabreado, él embiste furioso. Enseguida traspasa mi débil defensa y clava una navaja en mi tripa. A un palmo de mi cara, murmura: “Yo también soy Zaragoza, abuelo”. Afortunadamente, dos vecinos bajan por las escaleras ahuyentando al agresor, quien escapa sin mi dinero. Mientras acude la ambulancia, sonrío orgulloso. Orgulloso e invicto, porque, una vez más, Zaragoza no se ha rendido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies