Martín Bezanilla

Poemas de Martín Bezanilla

separador_50

Martín Bezanilla 

Biobibliografía

separador_50

EXTERIOR TRANSPARENTE BALADA

separador_50

Abierto el envoltorio

ya todo es exterior.

La realidad es, a tu paso,

restos de bollería industrial

que entre las grietas

picotean las palomas.

Y todo camina, forjando

el mundo en su girar.

 

Eres techo y fondo en el declive

de tu propia leyenda imaginada,

estrella del rock, transparente balada;

eres, sin temor a equivocarme,

la mancha en el disco desmaquillante

al final de tu cosmética existencia.

Truncado empeño en ser, eres.

 

Por eso vives así,

menospreciando las cunetas,

los escaparates y hasta el muñón

de los mendigos.

Pero pronto vendrán los días

con sus hueras cavidades

como blisters de pastillas

como moldes para el pan.

Días, donde el silencio es el lenguaje

de los hombres invisibles.

Lejanos y sentimentales llegarán

con dedicatorias en la radio,

con paquetes y postales.

 

Cómo decirte entonces, que todo eso será

lo que yo llame olvido porque refulge

como la noche de una ciudad

vista a las afueras, que brillar

es tan sólo acercarse un poco

y que la culpa, sólo es real en su reflejo.

Cómo explicarte que vivo

como quien contempla un adulterio

y que todo lo que ves transita

lejano y traslúcido en mi mirada.

 

Has abierto el envoltorio,

y es el interior lo denostado.

 

separador_50

  Inédito

 

 

separador_50

EL RECHAZADO NARCISO ATIENDE A LOS PRECEPTOS DEL AMOR CORTÉS

separador_50

No os mate vuestra propia hermosura
GUTIERRE DE CETINA

separador_50

Crees que duermo, y cada día al despertar

soy una esquela en el periódico de ayer.

Nunca me tienes piedad, altivo yo,

que vives fuera, repleto de gente.

 

Bello holograma o héroe de video-juego,

preso soy de tu nombre en el espejo

cuando transitas indiferente

por esta vida ruin y descuidada

 

como el baño de una discoteca.

Lo repudiado soy, ahora y luego tu alma.

Mi alma, la grasienta sombra de tu ser.

 

Somos, la arrojada piedra al aire

que no tuvo clemencia del cristal

y se hunde ya, en el reflejo del agua.

 

 Inédito 

 

 

 

separador_50

CUERPOS EXTRAÑOS

separador_50

separador_50

Los cartuchos vacíos de tinta

guardan mensajes secretos,

historias de amor, ofertas de empleo.

Nos hablan de cosas que nuestros ojos

nunca han visto pero existen,

como las piezas extraviadas de los juguetes,

para robarnos esa porción de realidad

que creíamos certera.

Cuerpos extraños reclamando intimidad

como una catedral que rehabilitada

aún se oculta en su pasado

de andamios y canteros,

son los productos cosméticos de la cómoda

y el detergente que guardas en la encimera.

Algo que encierras con la esperanza del color.

Algo, que sobre vida, vierta vida inanimada.

Sentimientos escondidos tras los restos de tinta

que perfilan los objetos

 

 Inédito 

 

 

 

 

separador_50

URGENCIAS

separador_50

 

 

Seremos para siempre objetos,

símbolos de otra medida urgente.

No extintores, ni salidas de emergencia;

no mascarillas contra el polvo,

ni botiquines de primeros auxilios

o teléfonos, que grabados en la memoria,

existen bajo el deseo de no tener que usarlos.

Nunca un refugio nuclear, un búnker

o ciudad amurallada. Seremos,

como el interruptor de esa luz

que permanece encendida

en un local desalojado,

la leyenda de los mapas que nos guían

hacia un lugar seguro.

Emblemas de un deseo

que no precisa de urgencias.

 

separador_50

 Inédito 

 

 

 

separador_50

LA ESPERANZA HISTORIA DE LUDÓPATA

separador_50

 

 

Qué importa si ayer

o la semana que viene

te enamoraste de la voz

de una tele-operadora.

 

Qué importa

si ahora sales a la calle

con esa confianza

con la que cierras

un libro de auto-ayuda;

radiante, frágil,

como si un funámbulo recorriera

el filamento de las bombillas.

 

No te importa caer,

ya has sido otras veces,

bajo la luz estridente,

la moneda en la ranura

de una máquina tragaperras

 

separador_50

Inédito

  

 

 

 

POLÍTICA EXTERIOR. EL DISCURSO DE LA DERROTA

separador_50

 

No se trataba de exportar, sino de conseguir

un acuerdo comercial con los espejos,

intentando obtener fuera algún reflejo de lo humano.

Sentimientos con letra pequeña en objetos necesarios

que silenciaran la voz de esta metrópoli

que por dentro se expandía.

Un imperialismo camuflado fue siempre el objetivo.

 

Tampoco era cuestión de importaciones,

sino de prolongar el tratado de paz interior

para esa guerra que no habíamos proyectado.

El conflicto de tu imagen en el mundo,

como una gota que en el agua continúa siendo gota.

Burocracia controlada, fue desde entonces existir.

 

Pero ahora, harto de que la vida sea una cuestión de ventanillas,

entregas esta carta de renuncia,

como quien regala un libro de poemas,

sólo para que el mundo entienda tu derrota

y continúe hablando al otro lado de los cristales.

 

separador_50

Inédito

  

 

 

 

separador_25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s