María

Su dulce rostro, aún dormida, mostraba tatuado el rastro del sufrimiento, y la pena, dos cauces creados por el llanto derramado, desde la comisura de sus ojos y hasta los lados de su nariz.  La radiante luz del medio día incidía directamente en la habitación de...

El silencio de la tierra dormida

Yo, árbol solitario, crecí con raíces muy débiles, retorcidas y enfermas pero ya me he hecho mayor, he crecido esbelto y de tronco delgado pero soy más fuerte de lo que parezco. Aunque eso a mí no me vale, la primera impresión que tienen de mí cuando me ven mis...

Amo y esclavo

—¿me llamaba, señor? —ASÍ ES. —usted me dirá, señor. —QUIERO QUE ME MATES. —¿qué, señor? —HE DICHO QUE QUIERO QUE ME MATES. —pero… ¿por qué, señor? —QUIERO MORIR, ESO ES TODO. ESTOY CANSADO DE MANDAR. —¿cansado? ¿cansado de mandar? —ASÍ ES. —no le entiendo,...

GRACIAS POR ACEPTAR nuestras cookies, son simplemente para las estadísticas de visitas en Google.

Ver política de cookies
 
ACEPTAR

Aviso de cookies