separador_50

Los países del Río de la Plata —Argentina y Uruguay— comparten en sus propias diferencias, una misma curiosidad y apertura al mundo y sus influencias. Países que se precian de “estar al día” en modas y escuelas artísticas, filosóficas y literarias, tienen una poesía creativa en permanente renovación. En sus capitales “puerto” —Buenos Aires y Montevideo— desembarcaron desde fines del siglo XIX el modernismo y las vanguardias, aunque lo hicieran en forma diacrónica y por lo tanto propiciando expresiones tan originales como diversificadas. Si ello fue evidente en el provocador 900 uruguayo de Julio Herrera y Reissig, María Eugenia Vaz Ferreira y Delmira Agustini, lo fue también en la Argentina, donde —más allá de rechazos y adhesiones— solo pueden explicarse figuras tan universales como Jorge Luís Borges e influencias rastreables en muchas poesías europeas como la de Roberto Juarroz.

Hoy los tiempos  han cambiado y las fronteras nacionales, especialmente en las artes, han caído. La poesía circula al instante por el mundo, traspasa barreras y censuras y su único límite es la lengua en la que está escrita. Sin embargo, aunque internacionalizada, nace siempre en contextos de espacio y tiempo, tiene obligados referentes que le permiten reconocerla, comodines nacionales donde enmarcarla. No pueden obviarse, aunque se lo pretenda.

La breve muestra de poesía rioplatense que ofrece hoy IMÁN a sus lectores se entronca en esa tradición de cosmopolitismo enraizado y bien entendido. No es representativa de una generación y menos de una escuela literaria: corta en forma transversal edades y tendencias, pero sí intenta reflejar esa inquietud y ductilidad que, felizmente, sigue caracterizándola.

separador

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies